México: Hallan a 28 migrantes hacinados en una ambulancia
Alcantarillado sanitario y pluvial es deficiente en …
Mantra retratos para la contemplación
Inseminación casera, una opción de las parejas homop…
Cuerpo de bebé hallado en cárcel fue robado de un cementerio
Un hombre que cenaba en un restaurante de Guayaquil …
Gabriel Boric: ‘Venezuela es una experiencia q…
COE Metropolitano decidirá sobre cambio de alerta en Quito

En suspenso disputa entre comercio formal e informal de la Bahía de Guayaquil

Las veredas del sector de la Bahía, en el centro de Guayaquil, se encuentran liberadas. 355 agentes municipales evitan que los comerciantes informales estrechen el paso en las aceras. Foto: cortesía Municipio de Guayaquil

La audiencia de acción de protección presentada por el frente comerciantes informales de la Bahía en Guayaquil y por la Alianza Radar Social fue suspendida este martes 7 de diciembre del 2021 y su resolución fue diferida para el sábado 11 de diciembre, cuando se prevé dictar sentencia.

Zaida Rovira, defensora de Derechos Humanos y representante de la Alianza Radar Social, indicó al finalizar la audiencia que las medidas cautelares fueron ratificadas “y por ende los comerciantes tienen derecho a trabajar en las calles asignadas del sector comercial”.

El Tribunal de Garantías Penales del Guayas había resuelto el pasado viernes 3 de diciembre aceptar la petición de medidas cautelares presentada a favor de centenas de vendedores ambulantes impedidos de trabajar en el sector comercial de la Bahía desde agosto pasado.

El Tribunal dispuso al Municipio que los informales vuelvan a laborar de forma ordenada y segura, pero en un perímetro específico hasta que el Municipio organice su reubicación definitiva. Esa zona comprende el perímetro de las calles Coronel, Cacique Alvarez, Manabí, Huancavilca y Febres Cordero.

La Municipalidad informó en un comunicado que “bajo ningún concepto se permitirá que un grupo de personas destruya lo logrado en cuanto a la recuperación del espacio público y el libre tránsito en la zona de la Bahía”.

Los comerciantes informales radicaron el lunes 6 una denuncia “por incumplimiento de decisiones legítimas de los jueces del Tribunal de Garantías Penales del Guayas”.

Rovira calificó de prepotente la negativa del Municipio a permitir el trabajo de los informales de forma temporal en una zona delimitada. “La denuncia la presentamos este lunes contra la alcaldesa Cynthia Viteri, que se negó a cumplir la medida cautelar que dispone el cese de los operativos de desalojo a los trabajadores”, dijo.

Mientras los comerciantes formales han protagonizado plantones en respaldo a la postura del Municipio de Guayaquil, que ha catalogado como ilegal e inconstitucional la resolución judicial que dispuso reabrir espacios a la informalidad.

Tanto comerciantes formales y como lo ambulantes acudieron con pancartas y vítores la mañana y tarde de este martes 7 de diciembre a las afueras del Complejo Judicial Albán Borja, al norte de Guayaquil, donde se realizó la audiencia.

Cristian Castelblanco, procurador Síndico Municipal de Guayaquil, ratificó la postura del Cabildo. “En medio de una pandemia no se puede permitir que, violando la ley, se pretenda sembrar el caos en la ciudad. Hemos dispuesto en 21 sitios más de mil puestos para que estos trabajadores autónomos puedan ubicarse”, dijo el procurador.

En la explanada de Mucho Lote 1, al norte de la ciudad, se apostaron desde el pasado viernes 3 de diciembre 136 comerciantes informales que ocupaban las aceras de la Bahía y fueron reubicados por el Municipio. En el lugar trabajarán a lo largo de diciembre. Pero otros comerciantes se niegan a utilizar este tipo de asignaciones gratuitas, según el Cabildo.

Juan Narea, quien cuenta con un local en la Bahía, dijo que el desalojo de los vendedores informales desde agosto pasado mejoró las ventas del sector formal. Él recordó las grandes aglomeraciones que sufrió el sector comercial en la pandemia, un problema que se agrava tradicionalmente en la temporada navideña.

“Las aglomeraciones traen caos, anarquía e inseguridad. La gente ya no nos compraba por temor de estas aglomeraciones, que traen delincuencia, desaseo y competencia desleal”, dijo Narea. Son 4 300 comerciantes formales los que trabajan en el área comercial de 14 hectáreas.

Suplementos digitales