Ríos de la provincia de Bolívar agonizan por exceso de coliformes fecales y metales

Sobre el espejo de agua de la Cuenca baja del río Chimbo se observan los problemas ambientales. Foto: Modesto Moreta / EL COMERCIO.

Los seis miembros de la familia de Esthela Guillín acostumbraban a acampar los fines de semana a las riberas del río Salinas, ubicado en la provincia de Bolívar.

Ellos no sabían que este afluente de 43 kilómetros de largo, que atraviesa la parroquia del mismo nombre, está infestado con heces fecales y residuos de metales pesados. Este arroyo, aguas abajo, se une al Guaranda y juntos forman la cuenca baja del río Chimbo.

La cuenca hidrográfica es la más impactada en esta provincia de la Sierra centro. Debido a que, recibe todas las descargas contaminantes que provienen de los afluentes que lo surten.

Ahí se depositan todas las aguas residuales de los sistemas de alcantarillado de más de 60 000 personas que habitan a lo largo de sus riberas. La basura y metales pesados como el aluminio y escombros de construcciones son arrojados en sus aguas. Esto sin el control de las autoridades cantonales y ambientales.

Este Diario realizó un recorrido por los márgenes de esos ríos de Bolívar. Allí se pudo constatar las descargas que salen del camal municipal de Guaranda. Al igual que pequeñas microempresas lácteas, lavadoras de autos, empresas textiles, entre otros agentes contaminantes.

A esto se suman las aguas residuales. Sin ningún tipo de tratamiento se vierten a la altura del puente de ingreso al sector de Vinchoa. Una zona afectada es la ciudadela Marcopamba, localizada cerca al camal municipal local. Los moradores dicen que hay malos olores en la noche y al mediodía.

Siguiendo las riberas con dirección al puente del sector se puede ver la afectación ambiental. Una parte de la basura es arrastrada por la alta corriente.

En la misma zona, hace más de 20 años, se construyó una planta de tratamiento de aguas servidas, que no se concluyó. “Pasaron cinco administraciones municipales, nadie hizo nada y la obra está deteriorada.

Es necesario y urgente un proyecto para la descontaminación”. Indica Galo Vásconez, presidente de la Cámara de Turismo de Guaranda y director de la Corporación para el Desarrollo de Bolívar.

Medardo Chimbolema, alcalde de Guaranda, afirma que en Salinas se construyó el sistema de alcantarillado sanitario y fluvial. También una miniplanta de tratamiento para las aguas.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales