Un bus rodó sin control y cayó a una cuneta en Manabí
Natalia Ojeda y su hija Sabina fueron localizadas con vida
Lluvia y neblina en Quito dificultan la visibilidad …
Desaceleración en las exportaciones ecuatorianas par…
María Josefa Coronel renuncia a la Judicatura del Gu…
Empresas de telecomunicaciones denunciaron actos de …
Protestas sociales y bloqueos de carreteras afectan …
Estos barrios de Quito no tendrán agua el 27 de ener…

El amanecer en Quito es una experiencia singular

Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO

La magia de ir repetidas veces a un mismo lugar radica en que cada vez se aprecian cosas nuevas. Cada visita se convierte en un nuevo escenario, más aún cuando se quiere retratar la naturaleza.

El paisaje quiteño nos regala cada mañana un nuevo cuadro y, cuando la luz lo permite, se puede apreciar la silueta de la cordillera oriental de Los Andes a través de las nubes.

Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO
Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Los primeros rayos de sol que se cuelan por estas voluptuosas masas de gas y agua hacen cambiar sus tonalidades grises por otras más cálidas. El amanecer llega y el sol empieza a esculpir sobre la geografía un sinnúmero de formas y colores que cambian cada segundo.

Esto dura un corto tiempo. Por eso, con la ayuda de la cámara del celular, se procuró captar esos instantes irrepetibles.
“En el cielo hay un huequito para mirar a Quito”, se dice.

Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO
Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El parque Metropolitano Guanguiltagua ofrece esta gran oportunidad de ver un nuevo día sobre los valles de Tumbaco y Cumbayá. Desde un mismo lugar, las imágenes jamás son las mismas. Esa es la magia de la naturaleza.

Foto: Patrico Terán / EL COMERCIO
Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO