Cerca de 4 millones de personas reportaron una emerg…
25 partidos pueden ir por la Alcaldía
Pablo Zambrano: ‘Contagios generan menos consu…
190 empresas muestran interés en tres proyectos eléctricos
Mujer perdió el cartílago de su nariz por una PCR ma…
La UE brinda asistencia técnica a Ecuador para fomen…
Alcaldía de Guayaquil clausura unidad educativa por …
Conductores denuncian el mal estado de la vía Alóag …

Faltan políticas para los centros culturales independientes

El Útero es parte de la Ruta de la Creatividad de la Zona La Mariscal. Rompecandados ofrece talleres de plástica

El Útero es parte de la Ruta de la Creatividad de la Zona La Mariscal. Rompecandados ofrece talleres de plástica

El Útero es parte de la Ruta de la Creatividad de la Zona La Mariscal. Rompecandados ofrece talleres de plástica. Foto: Diego Pallero/EL COMERCIO

Hace tres semanas, la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit, uno de los repositorios de la memoria más importantes del país, se convirtió de manera oficial en centro cultural.

La designación, que llegó acompañada de un incremento en su oferta y de un presupuesto anual de USD 600 000 que recibirá del Ministerio de Cultura y Patrimonio, abrió un nuevo debate sobre la situación actual de sus espacios.
Una de las posiciones más críticas sobre el manejo de estos es la del Comité de Actores Culturales, integrada, por Paola de la Vega, Ana María Garzón y Manuel Kingman, etc.

En una carta pública titulada ‘Quito, ciudad luz y puz’ sostienen que los procesos gestados, sobre todo, por jóvenes en casas culturales autogestionadas, teatros y centros barriales no han tenido espacios de interlocución con instituciones como el Municipio.

No ha existido -dicen- un mínimo acercamiento para comprender sus formas de gestión, economía, producción y organización. Aun cuando este tipo de procesos tienen gran incidencia -dado su trabajo autogestionado– con sentido público en diversos contextos y comunidades de la ciudad.

En el Sistema de Museos y Centros Culturales de Quito (SMQ) aparecen registrados 10 centros culturales entre ellos el del Antiguo Círculo Militar, Benjamín Carrión, Itchimbía y el de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Todos con un presupuesto anual asignado.

A estos espacios se suman centros culturales independientes, que no siempre llevan esta designación en su nombre y que no reciben dinero de ningún ente y a los que hace referencia el Comité de Actores.

No hay un registro oficial de estos espacios, pero en Quito existen varios con actividad permanente, entre ellos el Centro Cultural Turubamba, Rompecandados, la Casa Uvilla, El Útero y Casa Mitómana.

Para Javier Cevallos Perugachi, gestor cultural vinculado al mundo de las artes escénicas, tanto estos centros relacionados con una institución pública o privada y los independientes son espacios que funcionan como mediadores entre las propuestas culturales y artísticas y el público.

En el caso de Rompecandados, esa mediación se ha mantenido, de forma autogestionada, durante 18 años en Chillogallo, con talleres de serigrafía, pintura, dibujo, guitarra, batería y artes marciales.

Salvador Vallejos cuenta que este centro cultural, que el 7 de marzo recibió una orden de desalojo del Municipio, nació de la necesidad de fomentar la actividad artística. Contrarrestar el incremento de la violencia y de las pandillas. Los primeros talleres fueron de zancos y tuvieron una gran acogida entre los más jóvenes.

Uno de los espacios independientes nuevos es El Útero, en La Mariscal. Luz Albán, parte de esta iniciativa, señala que en su caso sí trabajan con el Municipio. Son parte de la Ruta de la Creatividad creada por la Administración Zonal y Quito Turismo.

El Comité de Actores sugiere que la próxima Alcaldía diseñe de forma urgente políticas de diálogo con los delegados de estos centros culturales.

Suplementos digitales