Brasil confirma dos casos de Ómicron
Gobiernos autónomos toman medias por variante Ómicron
Pachakutik presentó derogatoria a la reforma tributaria
Municipio analiza suspender eventos masivos por Fies…
Asambleístas de UNES y Pachakukit rechazan destituci…
Guayaquil ajustará aforos de eventos masivos por la …
La apertura gradual de Rumichaca genera esperanza en Carchi
Desfile de colegios por Fiestas de Quito, con mascarilla

La inclusión se impulsa con una jornada deportiva en un plantel quiteño

La Academia Cotopaxi fue anfitriona este 28 de mayo del 2019 de la tercera edición de la Competencia Unificada de Olimpiadas Especiales. Foto: Roberto Peñafiel/ EL COMERCIO.

La Academia Cotopaxi fue anfitriona este 28 de mayo del 2019 de la tercera edición de la Competencia Unificada de Olimpiadas Especiales. Foto: Roberto Peñafiel/ EL COMERCIO.

La Academia Cotopaxi fue anfitriona este 28 de mayo del 2019 de la tercera edición de la Competencia Unificada de Olimpiadas Especiales. Foto: Roberto Peñafiel/ EL COMERCIO.

Una celebración de la diversidad y la inclusión, a través del deporte, se realizó hoy, martes 28 de mayo del 2019, en la Academia Cotopaxi, en Quito, con la tercera edición de la Competencia Unificada de Olimpiadas Especiales. Seis equipos integrados por chicos de Olimpiadas Especiales Ecuador y estudiantes del colegio particular quiteño se conformaron para una jornada de básquet.

Héctor Cueva, presidente de la Fundación Ecuatoriana de Olimpiadas Especiales, señaló como una característica del encuentro al deporte inclusivo. Además indicó que se trata de una oportunidad para que las personas con algún tipo de discapacidad demuestren una de sus tantas habilidades.

“Qué importante es que se conozca a las personas con discapacidad. A veces no nos conocen y nos rechazan”. Por ese motivo la temática de la jornada es conformar equipos de manera unificada, con los estudiantes de la Academia. “Cuando hay deporte no hay discapacidad”, dijo Cueva.

Special Olimpics tiene 50 años en el mundo y 40 en el Ecuador. Este evento fue el inicio de todos los festejos que se tendrán durante el año de aniversario.

El presidente de Olimpiadas Especiales en Ecuador comentó que el evento de hoy emociona a los chicos de Olimpiadas Especiales, que se preparan arduamente para tener un buen desempeño en la cancha.

Eso lo corroboró Tatiana Simbaña, entrenadora del Club de Atletas de Olimpiadas Especiales. Asegura que a los seis chicos de su equipo les caracteriza el optimismo. En la edición anterior, este equipo obtuvo el segundo lugar y en esta aspiran a conseguir el primero. “Ellos solo se plantean disfrutar”, cuenta la entrenadora.

Karina Marín es madre de dos chicos de la Academia Cotopaxi, uno de ellos con discapacidad. Ella celebra que exista un torneo participativo, en el que se mezclan los estudiantes del colegio con los atletas de Olimpiadas Especiales para hacer juntos algún deporte.

Asegura que con esto se demuestra que los atletas de Olimpiadas Especiales pueden participar en igualdad de condiciones que quienes no tienen ninguna discapacidad.

Además considera que se trata de una experiencia educativa enriquecedora, ya que visibiliza derechos de inclusión, de accesibilidad y que las personas con discapacidad tienen el mismo derecho que todos a estar en educación regular.

Para esta madre, la educación especial ya no debe existir. “La Convención de Naciones Unidas por los derechos de las personas con discapacidad dice no más educación especial, solamente educación regular”.

“Quiero ganar, pero si no puedo seré valiente en el intento” dijo uno de los niños del Club Cotacachi frente al coliseo deportivo. Ese fue el lema de la jornada, que tiene como objetivo promover un ambiente de empatía para los estudiantes con necesidades educativas especiales.

Desde Olimpiadas Especiales, en el encuentro participaron El Club de Atletas, Club Cotacachi, Escuela Fiscal de Educación Especial y Rehabilitación, Fundación Prointegración Educativa y Social del Ecuador, Instituto Fiscal de Educación Especial e Instituto Fiscal de Discapacidad Motriz. En total unos 70 deportistas de estos grupos se unieron a los estudiantes del colegio anfitrión.

Michaela Cox, estudiante de décimo año de la institución particular, se siente alentada por ser parte del equipo organizador. Asegura que fomentar la inclusión es una experiencia que le llena el alma y que le ha motivado a continuar trabajando en este campo al salir del colegio.

Suplementos digitales