El Alto Mando ya se puso a disposición
Crimen de María Belén Bernal es tratado como asunto …
Los fiscales hasta se disfrazan por temor
Un concierto de guitarras se desarrolló en Quito
Más de 700 detenidos en protestas en Irán por la mue…
Bloque de búsqueda intensifica acciones para hallar …
La Casa Real británica publica la primera foto de la…
Madre de María Belén Bernal será recibida en el Plen…

Cardio Beats es la terapia que fortalece el cuerpo y la mente del adulto mayor

Un grupo de adultos, en su clase que realizan al aire libre y acompañados de un equipo interdisciplinar. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

La mayoría de personas en alguna etapa de su vida soñaron con tocar un instrumento musical, tener su propia banda, iniciar una gira por distintas ciudades y ser aclamados por la multitud.

En Cumbayá Village - Residencia del Adulto Mayor, encontramos un grupo de adultos mayores que tienen en la música una terapia novedosa y entretenida.

Se trata de Cardio Beats, actividad que toma a la percusión como el punto de partida para activar la parte física, emocional, mental, sensitiva y cognitiva de los adultos mayores que participan en ella una vez a la semana.

Michelle Jaramillo, directora de la Residencia, comenta que este programa lo implementaron hace menos de dos meses y los resultados no se han hecho esperar. “Esta es una de las actividades que más disfrutan nuestros abuelitos”.

El encargado de dar las clases, junto a un grupo de enfermeras de apoyo, es Diego Miño, músico profesional con una carrera de más de 30 años y fundador de la banda de percusión Tomback.

Su vinculación con la música se inició a los 12 años en el Sistema Nacional de Música para Niños Especiales (Sinamune), a cargo del maestro lojano Edgar Palacios.

Miño explica que la idea de implementar Cardio Beats en el país nació hace cuatro años tras verlo en una feria de música en Los Ángeles, EE.UU. En primera instancia lo hizo en los gimnasios de Quito y desde hace dos meses se avocó a hacerlo con los adultos mayores.

Diego Miño (de pie) es el encargado de impartir las clases de Cardio Beats en Cumbayá Village. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Terapia

Sus elementos de trabajo son una pelota, una base y las baquetas. A esto se suma un amplio repertorio de 80 canciones que las adapta para dar clases acorde con las características de sus alumnas.

“Una cosa es tocar la música y otra es sentirla”, menciona al hacer referencia de cómo se expresan de distintas maneras quienes intervienen en ellas al tocar canciones de rock, reggaetón, pasillos o música nacional.

El alumnado

Una de sus alumnas es Susana Larrea, quien desde hace dos años reside en Cumbayá Village. Es ambateña de nacimiento y llegó a Quito, junto a su familia, tras el desbastador terremoto que afectó a Ambato el 5 de agosto de 1949. Se graduó como Secretaria en el Colegio Nuestra Madre de la Merced.

En su hoja de vida laboral destaca haber trabajado con los presidentes José María Velasco Ibarra y Camilo Ponce Enríquez. Sobre Cardio Beats, destaca que le ayuda a “levantar el ánimo, ejercitar el oído, mejorar el ritmo y la atención”, puesto que siempre debe estar atenta para captar las indicaciones del profesor.

Ambato Tierra De Flores es su canción favorita y la disfruta mucho. “Una vez la pedí y me gustó mucho”, indica con una amplia sonrisa en su rostro.

Otro factor que entra en juego es la condición física, por lo que las clases no se exceden en tiempo e intensidad. La intervención de una fisioterapista se vuelve trascendente y se encarga de hacer una rutina de ejercicios enfocados en fortalecer el área de las muñecas para prevenir lesiones.

“La música es una terapia y en la tercera edad funciona muy bien”, enfatiza Miño antes de comentar que detrás de esto hay un trasfondo que le “llena el alma” y las bases de su crecimiento y expansión las coloca clase a clase.

Suplementos digitales