15 de octubre de 2020 12:12

Las mujeres jóvenes que sufren un infarto tienen peores resultados que los hombres

Las mujeres tienen más complicaciones cuando sufren paros cardíacos.

Las mujeres tienen más complicaciones cuando sufren paros cardíacos. Foto: Pixnio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia Europa Press

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las mujeres de 50 años o menos que sufren un ataque cardíaco tienen más probabilidades que los hombres de morir durante los siguientes 11 años, según un nuevo estudio publicado en el 'European Heart Journal'.

El estudio ha encontrado que, en comparación con los hombres, las mujeres tenían menos probabilidades de someterse a procedimientos terapéuticos invasivos después de la admisión al hospital con un ataque cardíaco o de ser tratadas con ciertas terapias médicas al momento del alta, como aspirina, betabloqueantes, inhibidores de la ECA y estatinas.

Los investigadores, dirigidos por Ron Blankstein, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y cardiólogo preventivo en el Brigham and Women's Hospital, no encontraron diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres en cuanto a muertes en el hospital o relacionadas con el corazón durante un seguimiento medio de más de 11 años. Sin embargo, las mujeres tenían un riesgo 1,6 veces mayor de morir por otras causas durante ese.

El profesor Blankstein precisa que "es importante tener en cuenta que, en general, la mayoría de los ataques cardíacos en personas menores de 50 años ocurren en hombres. Solo el 19% de las personas en este estudio eran mujeres. Sin embargo, las mujeres que experimentan un ataque cardíaco a una edad temprana a menudo presentan síntomas similares a los de los hombres, tienen más probabilidades de tener diabetes, tienen un nivel socioeconómico más bajo y, en última instancia, tienen más probabilidades de morir a largo plazo".

Los investigadores estudiaron a 404 mujeres y 1.693 hombres que tuvieron un primer ataque cardíaco (un infarto de miocardio) entre 2000 y 2016 y fueron tratados en el Hospital Brigham and Women's y en el Hospital General de Massachusetts.

Durante un infarto de miocardio, el suministro de sangre al corazón se bloquea repentinamente, generalmente por un coágulo, y la falta de sangre puede dañar gravemente el músculo cardíaco. Los tratamientos pueden incluir la angiografía coronaria, en la que se inserta un catéter en un vaso sanguíneo para inyectar un tinte de modo que una imagen de rayos X pueda mostrar si algún vaso sanguíneo está estrechado o bloqueado, y la revascularización coronaria, en la que se restaura el flujo sanguíneo al insertar stent para mantener el vaso sanguíneo abierto o evitando el segmento bloqueado con cirugía.

La mediana de edad fue de 45 años y el 53% (1.121) tuvo un infarto de miocardio con elevación del ST (IAMCEST), un tipo de ataque cardíaco en el que hay una interrupción prolongada del suministro de sangre causada por un bloqueo total de la arteria coronaria.

A pesar de tener una edad similar, las mujeres tenían menos probabilidades que los hombres de tener STEMI (46,3% frente a 55,2%), pero más probabilidades de tener enfermedad coronaria no obstructiva. El síntoma más común para ambos sexos fue el dolor de pecho, que se presentó en casi el 90% de los pacientes, pero las mujeres eran más propensas a tener otros síntomas también, como dificultad para respirar, palpitaciones y fatiga.

El profesor Blankstein recuerda que "entre los pacientes que sobrevivieron al alta hospitalaria, no hubo diferencias significativas en las muertes por problemas cardiovasculares entre hombres y mujeres. Las muertes cardiovasculares ocurrieron en 73 hombres y 21 mujeres (4,4% frente a 5,3% respectivamente), durante una mediana de seguimiento de 11,2 años.

Sin embargo, al excluir las muertes que ocurrieron en el hospital, hubo 157 muertes en hombres y 54 muertes en mujeres por todas las causas durante el período de seguimiento: 9,5% frente a 13,5% respectivamente, lo cual es una diferencia significativa, y una mayor proporción de mujeres murieron por causas distintas a los problemas cardiovasculares, 8,4% frente a 5,4% respectivamente, 30 mujeres y 68 hombres. Después de ajustar los factores que podrían afectar los resultados, esto representa un riesgo 1,6 veces mayor de muerte por cualquier causa en las mujeres.

Las mujeres tenían menos probabilidades de someterse a una coronariografía invasiva (93,5% frente a 96,7%) o vascularización coronaria (82,1% frente a 92,6%). Fueron menos propensos a ser dados de alta con 'Aspirina' (92,2% frente a 95%), betabloqueantes (86,6% frente a 90,3%), inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (inhibidores de la ECA) o bloqueadores de los receptores de angiotensina (53,4% frente a 63,7%) y estatinas (82,4% frente a 88,4%).

El estudio es el primero en examinar los resultados después de un ataque cardíaco en hombres y mujeres jóvenes durante un período de seguimiento tan largo. Muestra que incluso después de ajustar las diferencias en los factores de riesgo y los tratamientos, las mujeres tienen más probabilidades de morir por cualquier causa a largo plazo.

Los investigadores no están seguros de por qué podría ser esto. A pesar de no encontrar diferencias significativas en el número total de factores de riesgo, se preguntan si algunos factores, como el tabaquismo, la diabetes y los factores de riesgo psicosocial, podrían tener efectos adversos más fuertes en las mujeres que en los hombres, que superan el efecto protector de la hormona estrógeno en las mujeres.

El profesor Blankstein agrega que "como menos mujeres tenían IAMCEST y más infarto de miocardio no obstructivo, es menos probable que se sometan a una revascularización coronaria o que se les administren medicamentos como la terapia antiplaquetaria dual, que es esencial después de procedimientos cardíacos invasivos, la ausencia de enfermedad arterial coronaria obstructiva puede generar incertidumbre con respecto al diagnóstico y si dichos individuos realmente tuvieron un infarto de miocardio o tienen enzimas elevadas debido a otras causas".

"Si bien se necesitarán más estudios para evaluar las razones subyacentes de estas diferencias, los médicos deben evaluar y, si es posible, tratar todos los factores de riesgo modificables que pueden afectar las muertes por eventos cardiovasculares y no cardiovasculares --precisa--. Esto podría conducir a una mejor prevención, idealmente antes, pero en algunos casos, después de un ataque cardíaco".

En un editorial adjunto, la doctora Marysia Tweet, profesora asistente de medicina en la Facultad de Medicina y Ciencia de Mayo Clinic, Minnesota, escribe que "este estudio demuestra la continua necesidad, y obligación, de estudiar y mejorar la incidencia y la trayectoria de la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares en los jóvenes, especialmente en las mujeres".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)