Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Arte y artesanías en los corredores culturales
La formación de un ‘tornado’ sorprendió a Quito
408 plazas, en Zona Azul para motocicletas en Quito
Leyes para uso progresivo de la fuerza y seguridad p…
Salario de hombres subió USD 23,9; el de mujeres, USD 2,2
Correísmo demandará la Reforma tributaria en la Cort…

Álex Pina: ‘España es uno de los centros de la ficción’

Álex Pina, guionista y productor. Foto: Cortesía de Vancouver Media

Álex Pina, guionista y productor. Foto: Cortesía de Vancouver Media

Álex Pina, guionista y productor. Foto: Cortesía de Vancouver Media

‘White Lines’ es una serie que se inicia con aires de thriller pero que va jugando con otros géneros a lo largo de sus 10 capítulos, ¿usted cómo la definiría?

En ‘White Lines’ no se trata solamente de saber quién fue el autor del crimen. La serie es un híbrido de diferentes géneros, en el que aderezamos la búsqueda de la verdad de un asesinato con comedia negra y una constante sensación de hedonismo. Una serie sobre Ibiza tenía que ser hedonista, lúdica y divertida. El reto que tuvimos fue cómo contar una historia oscura de la forma más luminosa posible; lograr que estés riéndote y a la vez atisbes la profunda degradación humana.

Parte de la serie está ambientada en la Ibiza de los años 90, ¿qué ha cambiado entre la Ibiza de esos años y la actual?

Ibiza fue la isla de la libertad, del movimiento hippie y de la confraternización de las personas, independientemente, de su procedencia y de su nacionalidad. Hoy es uno de los destinos turísticos más exclusivos del mundo. Ha cambiado la clase y la cantidad de turistas que se acercan a la isla, pero en esencia sigue siendo lo mismo.

La serie tiene dosis de humor negro pero también de relaciones complejas entre padres e hijos, ¿por qué quisieron poner en escena esta temática?

El humor negro es una marca de la casa. Intentamos introducir una perspectiva cómica en cualquier drama posible. Siempre hay un intento de hacer tragicomedia. Y en el caso de las relaciones paternofiliales, necesitábamos que los personajes tengan una relación empática con el espectador. Puede que no seas un empresario modélico, un narcotraficante, o una bibliotecaria, pero seguro que eres hijo o padre, o ambas.

Sus series están cargadas de personajes memorables, ¿cómo concibió a Zoe y en qué se ha convertido para usted?

Quería contar la historia de un viaje o de muchos, porque ‘White Lines’ cuenta varios: el recorrido de Ibiza en veinte años, desde la época de los noventa; el viaje de Axel, su bajada a los infiernos cayendo desde lo más alto; y el de Zoe que realiza un viaje entre la contención y los instintos y entre la autenticidad y lo artificial. Creo que Zoe es una de las obsesiones con las que ya trabajamos en ‘El embarcadero’; un personaje que lucha por contener al animal interior. Una lucha entre el instinto salvaje y la domesticación social.

¿La posibilidad de conocer lo que le pasa a Zoe luego de su transformación personal es una buena entrada para rodar una segunda temporada?

Por supuesto, pero no solo Zoe. Lo bueno de los personajes que hemos creado es que son lo suficientemente interesantes como para desarrollar sus propias tramas. La primera temporada ha respondido a una pregunta, pero todos han cambiado. Han llegado a un punto de inflexión y han comenzado una nueva etapa. Zoe es quien efectivamente ha hecho saltar su vida en pedazos, así que la pregunta es clara, cuál es el desarrollo que le queda ahora.

El estreno de ‘White Lines’ llegó acompañado del éxito de la cuarta temporada de ‘La casa de papel’, ¿está confirmada la quinta temporada?

Esto le corresponde a Netflix. La pandemia y la obligación de estar en casa por el estado de alarma nos pilló en pleno rodaje de nuestra nueva serie ‘Sky Rojo’.

Antes de la emergencia sanitaria, el audiovisual español estaba en plena ebullición, ¿cuál es su perspectiva de lo que va a pasar a corto y mediano plazo?

El frenazo de la industria ha sido tremendo, igual que en el resto de los sectores productivos de este país. Sin embargo, creo que vamos a salir adelante sin problemas. España se ha convertido en uno de los centros de la nueva narrativa en ficción. Las grandes plataformas han apostado por nuestros técnicos y creadores. Creo que es esencial que cada vez haya más voces en la ficción, un mundo que hasta ahora ha estado dominado por la mirada de EE.UU.

Álex Pina.  Nació en Pamplona, España, en 1967. Tiene una licenciatura en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra.

Su experiencia. En 2017 fundó la productora Vancouver Media. Es creador, guionista y productor de las series ‘Vis a Vis’, ‘La casa de papel’, ‘El embarcadero’ y ‘White Lines’. Actualmente, trabaja en proyección de ficción, principalmente en territorio español

Suplementos digitales