El combate de Jambelí dejó una huella en los familia…
Dispositivo de conducción ósea ayuda a oír a pequeño…
Los altibajos de 25 alcaldes trazaron el rumbo de Quito
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de julio del 2021
Vicepresidente Alfredo Borrero: ‘Con vacunas u…
Argumentos enfrentados sobre el proyecto inmobiliari…
Guayaquil celebra 486 años de Fundación con actos cí…
Muere el asesino serial Rodney Alcalá, sospechoso de…

El padre de la duquesa de Sussex no cree que la familia real sea racista

Captura de pantalla de la entrevista que Thomas Markle dio a ITV. Foto: Captura

Captura de pantalla de la entrevista que Thomas Markle dio a ITV. Foto: Captura

Captura de pantalla de la entrevista que Thomas Markle dio a ITV. Foto: Captura

Thomas Markle, padre de la duquesa de Sussex, admitió este martes 9 de marzo de 2021 sentirse “decepcionado” tras ver la entrevista que su hija concedió a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey y negó que la familia real sea racista.

La duquesa de Sussex no mantiene contacto con su padre después de que éste hablase con la prensa sensacionalista antes de la boda de la pareja, celebrada en el castillo de Windsor en 2018.

“Tengo un gran respeto por los ‘royals’ y no creo para nada que la familia real sea racista. No creo que los británicos sean racistas”, insistió Thomas Markle en declaraciones a la cadena ITV.

El padre expresó su decepción por todo el escándalo y agregó que “he pedido disculpas por todo lo que pasó al menos cien veces”.

“Si no sé nada de ellos en 30 días, entonces haré otro relato a la prensa. Cuando se decidan a hablar conmigo, dejaré de hablar con la prensa”, añadió el padre.

“No obstante, quiero mucho a mi hija. De haber sabido que tenía problemas psicológicos, la hubiera apoyado”, añadió Thomas Markle.

La prensa pide identificar al miembro de la familia real que al parecer manifestó la inquietud sobre el color de la piel del hijo de los duques de Sussex, Archie, antes de que naciera en 2019.

En la entrevista, la duquesa de Sussex reveló que, tras su boda en mayo de 2018, se sintió atrapada en la monarquía, al tener restringidos los movimientos o lo que podía decir en público, hasta el punto de que llegó a tener pensamientos suicidas.

Esta situación llevó hace un año a los duques a apartarse de la familia real para fijar su residencia en Estados Unidos.