A dos años de la aprobación del matrimonio igualitar…
SRI no requerirá firma electrónica para trámites en línea
Precio de gasolina extra y ecopaís subió 18,8% en cu…
Balnearios de Salinas, Manta y Playas reciben turist…
Clausura de 9 establecimientos y suspensión de event…
Policía encuentra a niña que había sido reportada co…
Familias acudieron al Parque Bicentenario, este sába…
Ecuador registra 438 108 casos de covid-19; 987 cont…

Mujer corrió semidesnuda en el funeral del duque de Edimburgo

La mujer corrió semidesnuda por las inmediaciones del castillo de Windsor  al grito de

La mujer corrió semidesnuda por las inmediaciones del castillo de Windsor al grito de "salven el planeta". Foto: EFE

La mujer corrió semidesnuda por las inmediaciones del castillo de Windsor al grito de “salven el planeta”. Foto: EFE

La familia real británica despidió este sábado 17 de abril del 2021 al duque de Edimburgo, cuyo funeral se celebró en la capilla gótica de San Jorge, en el castillo de Windsor, entre medidas de seguridad por el covid-19 y siguiendo un guión marcadamente militar ideado en vida por el propio príncipe.

Sin embargo, se vivieron momentos de tensión en las afueras del castillo de Windsor al inicio de la ceremonia, que arrancó con un minuto de silencio. La policía detuvo a una mujer que corrió semidesnuda por las inmediaciones al grito de “salven el planeta”.

Varios agentes salieron corriendo para intentar persuadir a la manifestante, que protestó por las calles vestida con pantalones cortos, gafas y una gorra. Además saltó sobre una estatua de la reina Victoria, según informaron medios británicos.

Rápidamente, los efectivos lograron detener a la mujer, que fue retirada del lugar envuelta en una sábana.

El funeral por el duque de Edimburgo se celebró este 17 de abril con una solemne ceremonia en la capilla de San Jorge, en Windsor, para conmemorar la vida y el legado del consorte de Isabel II, con apenas 30 invitados y un pequeño coro que interpretó temas seleccionados por él mismo.

Fue un acto sobrio, de escala reducida a causa de la pandemia, sin sermón ni discursos de familiares o allegados -pues solo hablaron el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury- y con curiosos detalles cuidadosamente diseñados en vida por el propio príncipe Felipe.

Entre algunos toques personalizados de este evento histórico, precedido por un cortejo fúnebre con fuerte presencia de las Fuerzas Armadas británicas, figuró un altar de nueve cojines decorado con insignias muy significativas para el difunto.