Policía detiene a presunto involucrado en la explosi…
Hallan 190 tanques de gas abandonados en un bote en …
Sismo de magnitud 4.7 en zona de enjambres frente a …
EE.UU. prueba misil balístico intercontinental
El presidente surcoreano envía un nuevo mensaje conc…
Un ataque ruso causa cuatro civiles heridos en la re…
El 62% de los ataques con explosivos del país se com…
Sistema financiero es sólido ante pugna de la Superi…

Exreina de belleza condenada a cadena perpetua por asesinato

Una exreina de belleza de Puerto Rico es la principal sospechosa del asesinato por encargo de su esposo. El juicio se inició este 31 de agosto del 2018 en San Juan. Foto: captura.

Una exreina de belleza de Puerto Rico es la principal sospechosa del asesinato por encargo de su esposo. El juicio se inició este 31 de agosto del 2018 en San Juan. Foto: captura.

Una exreina de belleza de Puerto Rico es la principal sospechosa del asesinato por encargo de su esposo. El juicio se inició este 31 de agosto del 2018 en San Juan. Foto: captura.

La exreina de belleza puertorriqueña Áurea Vázquez Rijos fue sentenciada a cadena perpetua este 15 de marzo del 2019 en un tribunal en la capital, San Juan, luego de haber pasado años fugitiva en Europa por haber contratado al sicario que asesinó en 2005 a su millonario marido canadiense.

“El juez federal Daniel Domínguez sentenció a Áurea Vázquez Rijos a vida en prisión”, confirmó a la portavoz de la fiscalía, Lymarie Llovet.

En septiembre de 2005, Vázquez Rijos contrató a un sicario para que matara a su marido, Adam Anhang, a cambio de 3 millones de dólares, según las conclusiones de la fiscalía.

Luego de años de persecución, el juicio comenzó el 21 de agosto y terminó el 3 de octubre, cuando los 12 jurados hallaron culpable a Vázquez Rijos. También condenaron a su hermana Marcia y su excuñado José Ferrer Sosa por facilitar la negociación, pero ellos aún no han sido sentenciados.

La acusada escuchó su sentencia vestida con un mameluco verde. Según un recuento del diario local El Nuevo Día, le dijo algo al padre de la víctima, Abraham, presente en la sala. Éste le contestó “cállese”.

También estaba presente la madre, Barbara, quien dijo a la sala que su mundo había quedado “destruido literalmente” con la muerte de su hijo.

Según la fiscalía, el objetivo de Vázquez Rijos era “obtener ganancia financiera” con la muerte de Anhang, con quien había firmado un acuerdo prenupcial al casarse seis meses antes de ordenar el asesinato.

Anhang era un desarrollador inmobiliario canadiense con propiedades en Puerto Rico. De acuerdo a documentos judiciales, al momento de su muerte tenía un patrimonio neto de 24 millones de dólares.

“Poco después de casarse, Anhang Uster comenzó a explorar la posibilidad de divorciarse de la acusada”, señala la fiscalía en la acusación.

Pero, según los términos del acuerdo prenupcial, los beneficios que ella recibiría como viuda iban a ser mucho mayores que los que obtendría si se divorciaba.