Humedad de cuenca amazónica crea lluvias en el calle…
Policía detiene a pieza clave por el asesinato de Ál…
Horas, placas: El Hoy no circula se aplica en Quito …
Arqueólogos hallan en España fosas con fusilados de …
Facebook retira video en que Bolsonaro vincula vacun…
Los fallecidos en avalancha del Chimborazo residían …
La ola verde opera mejor en Guayaquil que en Quito
La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018

¿Dis-danza social? Club holandés prueba nuevas vías de lidiar con el virus

En un club en Holanda se realizó un concierto de música electrónica con pocos asistentes y manteniendo la distancia social. Foto: REUTERS

En un club en Holanda se realizó un concierto de música electrónica con pocos asistentes y manteniendo la distancia social. Foto: REUTERS

Personas en un evento en club nocturno en Nimega, Países Bajos, 6 junio 2020. Foto: REUTERS

En la ciudad de Nimega, en el este de Países Bajos, los jóvenes pudieron ir el sábado 7 de mayo de 2020 a una discoteca -o algo parecido-, en uno de los primeros intentos del país de reanudar la vida nocturna tras el brote de coronavirus, con las reglas de distanciamiento social todavía vigentes.

Los asistentes reservaron con anticipación sus entradas para el evento en Doornroosje, en el que disfrutaron de sets cortos de música electrónica por la tarde, en lugar de en la noche, como solía ser. Durante el espectáculo, se les indicó que permanecieran sentados.

Pero cuando se apagaron las luces y apareció el sonido, casi todo fue como antes.

“¡Espero una increíble dis-danza social!” dijo Nadie, una joven que fue a ver tocar al DJ local Odin.

En un club en Holanda se realizó un concierto de música electrónica con pocos asistentes y manteniendo la distancia social. Foto: REUTERS

El promotor Jonatan Brand dijo que el plan original era que los invitados bailaran mientras se mantenían separados por 1,5 metros de distancia. Pero las autoridades locales dijeron que tenían que mantenerse en las sillas, al menos por ahora.

“Sigue siendo muy cool“, aseguró Brand. “La gente igual está bailando, aunque sentados en la silla, mueven las manos, mueven sus cuerpos, así que es genial”.

Se permitió un máximo de 30 asistentes en el recinto por evento, con un precio de 10 euros por entrada, incluida una bebida. El club planea ampliar el número a 100 en julio.

Suplementos digitales