La Asamblea aprobó proyecto de ley para reactivación…
Petroecuador vendió USD 1 002 millones por concursos…
Nueva ruta Quito-Guayaquil-Galápagos se inauguró est…
Los casos de la variante Delta suben a 85 en Ecuador…
Arrestan a mujer que encerraba a su hija autista en …
Imbabura lidera el proceso de inmunización anticovid…
La ONU celebra el regreso de las comunicaciones entr…
MSP confirmó la filtración a datos privados de ecuat…

Un año de cárcel para rapero que insultó a policías en Marruecos

Gnawi fue condenado a un año de prisión por insultar a policías. Foto: Instagram

Gnawi fue condenado a un año de prisión por insultar a policías. Foto: Instagram

Gnawi fue condenado a un año de prisión por insultar a policías. Foto: Instagram

El Tribunal de Primera Instancia de Salé, ciudad vecina de Rabat, condenó hoy, 25 de noviembre de 2019, a un año de cárcel al rapero marroquí Mohamed Mounir, de nombre artístico ‘Gnawi’ y al pago de 1 000 dirhams (100 euros), por un delito de injurias a la policía en las redes sociales.

Gnawi, de 32 años, pertenece a una nueva generación de raperos ‘constestatarios’, y reconoció que grabó un vídeo en Instagram en el que insultaba a varios agentes, horas después de que estos lo interceptasen en un control de tráfico en Rabat.

También reconoció que estaba ebrio en el momento de la detención y que, tras sentirse “humillado” por la policía, comenzó a pegarse cabezazos y a autolesionarse con el vidrio roto de una botella que llevaba consigo. Es en este estado, con la cara ensangrentada y visiblemente borracho, como grabó el video con insultos a los agentes.

Al pronunciar la sentencia, que fue la última en ser vista hoy en esa sala, la hermana de ‘Gnawi‘ rompió a llorar, y aunque el rapero la llamaba para calmarla desde su banca, no pudo hacer nada por ella.

El cantante no perdió la calma en ningún momento durante el juicio, que ha durado solo dos sesiones, y hoy dijo, en referencia al “ultraje” del que le acusa la policía: “A mí me han humillado desde que nací”.

El fiscal había pedido “la pena máxima acorde con la ofensa”, y que se tuviera en cuenta que Gnawi es un “influencer” que debería cuidar sus palabras por el impacto que tiene en la juventud.

Los abogados defensores, por su parte, pidieron que el rapero no fuera juzgado según el Código Penal, sino por el Código de Prensa, pues en este último no se recogen penas de prisión, sino únicamente multas.

El abogado de la policía, que ejerció la acusación particular, pidió a su vez que se añadieran delitos como “insulto al ente divino” (Dios) y que el tribunal considerara la “ebriedad” como agravante, lo que podría haber elevado la pena hasta los tres años, pero al término de la sesión dijo sentirse “satisfecho” con la sentencia.

Aunque el juicio contra el rapero no ha despertado el mismo interés en la opinión pública que otros casos “políticos”, al proceso acudieron numerosos periodistas, así como una decena de amigos suyos que se manifestaron brevemente a las afueras y afirmaron que se perseguí a Gnawi por ser un auténtico “hijo del pueblo”.

Al término del juicio, estos amigos de Gnawi se acercaron a la puerta trasera del tribunal, junto a algunos familiares, para manifestarle su solidaridad antes de que entrase en el furgón policial que lo conducirá a la prisión, mientras gritaban “¡Viva el pueblo!”.

El rapero saltó a la fama por otro video, que ha quedado fuera de este juicio, llamado ‘Acha Chaab’ (Viva el pueblo) y grabado junto a otros dos cantantes de rap, en el que vierten ataques e insultos contra el mismo rey Mohamed VI; ese video ha sido visto ya casi 16 millones de veces, todo un récord en Marruecos.