Más migrantes vuelven al Ecuador por festividades
Vecinos cuentan los tesoros de su barrio
Nueva Ley establece fusión entre BanEcuador y la CFN
Tres secretarías se enfocan en lo social y la inversión
Déficit de 6 000 docentes en Ecuador
Argentina detecta primer caso de Ómicron en viajero …
Cuenca encendió su árbol de Navidad
Trámite de derogatoria a reforma tributaria tomará meses 

La historia de la joven que fue monja y se convirtió en modelo webcam

Yudy Pineda dejó los hábitos para dedicarse a realizar sesiones eróticas a través de Internet. Fotos: Captura

Yudy Pineda dejó los hábitos para dedicarse a realizar sesiones eróticas a través de Internet. Fotos: Captura

Yudy Pineda dejó los hábitos para dedicarse a realizar sesiones eróticas a través de Internet. Fotos: Instagram / yudy.pineda

Yudy Pineda nació en Ituango y creció en Urabá (Colombia). La mujer fue criada en una familia tradicional y ferviente católica. Según relata la joven de 28 años a la televisora colombiana Caracol, ella decidió dedicarse a la religión desde cuando tenía 10 años de edad, motivada por un grupo de monjas que visitaban recurrentemente su colegio.

“Duré en el convento ocho años, en los cuales me sentí demasiado, demasiado contenta”, contó la joven al medio de comunicación. Pineda relata que ingresó a un convento cuando era una niña de 10 años y se quedó allí hasta los 18.

La mujer alcanzó la mayoría de edad y conoció un hombre que daba clases de catequesis en la iglesia local a los niños. Ella se enamoró y dice que supo en ese momento que tenía que dejar su vocación. “Hablé con la hermana y le dije que no era correcto lo que estaba haciendo, me había enamorado, y me salí del convento”, asegura.

Ahora Pineda es madre de dos niños. La joven decidió trabajar como modelo webcam, después de que le sugirieran optar por ese empleo. La mujer hace sesiones eróticas con personas que pagan. Dice que desempeña ese trabajo desde hace un año y que ha logrado mantener sola su hogar.

Lo difícil, cuenta Pineda, ha sido explicarles a sus hijos el trabajo que ella realiza, pues los compañeros de clase cuestionan su trabajo. El cambio de profesión de la joven modelo no ha incidido en su fe, pues dice que es “muy devota y no he dejado de asistir a la iglesia”.

Suplementos digitales