Magnetoterapia, ideal para tratar fracturas y lesion…
Formación dual para quedarse en las empresas o abrir…
Testimonio: ‘El paso de volquetas empieza a las 04:0…
La demanda de escúteres y motos eléctricas aumenta en Quito
Azuay y Cañar flexibilizan restricciones tras el des…
Una mala práctica médica cambió la vida de un niño
Las largas jornadas laborales causan 349 muertes en …
Colombia estudia aprobar productos veterinarios a ba…

El ‘hombre serpiente’ de India, rescatista de más de 222 000 reptiles durante 30 años de oficio

Mohammed Salsen, el 'hombre serpiente' de India, cautiva a una serpiente cobra. Foto: EFE

Mohammed Salsen, el 'hombre serpiente' de India, cautiva a una serpiente cobra. Foto: EFE

Mohammed Saleem lleva 30 años rescatando reptiles en India. Además, lo hacen sin protección alguna. Foto: EFE

Con una barra de hierro y un envase de vidrio en la mano, Mohammed Saleem ha cazado y atrapado 222 000 serpientes en las últimas tres décadas, convirtiéndose en ‘el hombre serpiente’ de la ciudad de Bophal, en el centro de la India, conocida por los abundantes reptiles que pueblan la región.

Rondando los 50 años, Saleem Saanpwaale (que significa hombre serpiente) como es conocido en Bhopal– se ha dedicado a rescatar las serpientes que rondan en viviendas, hospitales, hoteles o incluso en las residencias y oficinas de altos funcionarios.

“Llevo 30 años cazando serpientes. Tengo un récord de 222 000 serpientes hasta ahora, incluyendo algunas de la casa del jefe de gobierno y de la casa del gobernador”, dijo a EFE Saleem este martes 16 de julio del 2019, día que marca el Día Mundial de la Serpiente.

El cazador profesional de serpientes mantiene un registro de todas sus capturas en las tres décadas de oficio en un país donde, según cifras oficiales, cada año unas 50 000 personas mueren a causa de mordeduras de serpientes.

El oficio que heredó de su padre, un herpetólogo autodidacta, supuso también graves riesgos. A lo largo de los 30 años de oficio Saleem Saanpwaale ha sufrido cuatro mordeduras casi fatales.

Sin protección alguna, el hombre se ha dedicado a capturar lo que bien podría ser una víbora de russell, de escala de sierra o una cobra, algunas de las especies de serpientes venenosas más mortíferas de esa región de la India.
“He estado ingresado en cuidados intensivos por cuatro picaduras de cobras“, dice Saleem recordando el horror cotidiano de su vida en la batalla contra los reptiles.

Mohammed Salsen, el ‘hombre serpiente’ de India, cautiva a una serpiente cobra. Foto: EFE

Pero esas “experiencias próximas a la muerte y el estremecimiento que produce atrapar a las serpientes” no han detenido a Saleem, que ejerce como único cazador de serpientes de la Corporación Municipal de Bhopal. “Incluso después de 30 años, todavía siento el reflejo instintivo que experimenté después de mi primera cacería. Me encanta esa sensación”, relata.

¿Cómo consigue dedicarse a un oficio que hace que le tiemblen las piernas y le produce escalofríos en la columna? La primera lección es, dice, que aunque “las serpientes pueden parecer aterradoras, no son enemigas del hombre a menos que las molestes“.

“Mientras me acerco para atrapar una serpiente, parece que estoy en una situación de combate. Sin embargo, no es lo que siento dentro de mí. Yo voy a rescatar a un pobre reptil que tal vez se enfrenta a un peligro real entre la gente que lo rodea”, explica.

Entonces, “cuando llegas al lugar, no debes descuidar el siseo. Escucha cuidadosamente. Hay que escucharlo antes de encontrarla, de lo contrario aumenta el riesgo de ser atacado”, continua el hombre describiendo su ritual de cacería.

Finalmente, cuando descubres el lugar en el que se esconde, “saca la vara, sujeta su cabeza, agarra su cola y mantenla boca abajo. Luego introdúcela en un envase”, receta Saleem.

La rutina del cazador termina realmente en el bosque a donde acude para liberar a las serpientes que ha capturado.

India, que alberga a más de 270 especies de serpientes, 60 de ellas consideradas como muy venenosas, solía ser conocida como la tierra de los encantadores de serpientes que atraen a multitudes de espectadores en las orillas de las carreteras.

Los encantadores de serpientes hipnotizaban a las multitudes con su habilidad para controlar a las peligrosas criaturas y colectaban monedas para mantenerse a sí mismos y a sus animales.

Y aunque la práctica fue prohibida en el país asiático para defender a las serpientes, todavía pueden encontrarse algunos practicando en el interior del país o en lugares turísticos.

Además en la India los hindúes creen que la cobra india es una serpiente sagrada asociada con el dios Shiva. Así, durante el festival anual Naag-Panchami, los devotos adoran a la cobra como si se tratara de otra deidad hindú

Suplementos digitales