El volcán Cotopaxi mantiene su proceso eruptivo
Un bus rodó sin control y cayó a una cuneta en Manabí
Natalia Ojeda y su hija Sabina fueron localizadas con vida
Lluvia y neblina en Quito dificultan la visibilidad …
Desaceleración en las exportaciones ecuatorianas par…
María Josefa Coronel renuncia a la Judicatura del Gu…
Empresas de telecomunicaciones denunciaron actos de …
Protestas sociales y bloqueos de carreteras afectan …

Cirujano británico grabó sus iniciales en hígados de dos pacientes

Imagen referencial. Un cirujano se declaró culpable de haber agredido a dos pacientes colocando  sus iniciales en sus hígados. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Un cirujano se declaró culpable de haber agredido a dos pacientes colocando sus iniciales en sus hígados. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Un cirujano se declaró culpable de haber agredido a dos pacientes colocando sus iniciales en sus hígados. Foto: Pixabay.

Un cirujano británico se declaró culpable este miércoles 13 de diciembre de 2017 de haber grabado sus iniciales en los hígados de dos pacientes durante unos transplantes, y ahora espera sentencia.

Simon Bramhall, de 53 años, se declaró culpable de dos cargos de agresiones, aunque rechazó otros dos de haber causado daños físicos a sus víctimas.

El caso, que está siendo juzgado por un tribunal de Birmingham (centro de Inglaterra), no tiene precedente legal, dijo la fiscalía.

El cirujano, que firmó los higados “SB”, conocerá su sentencia el 12 de enero.

Bramhall grabó las iniciales con un láser de gas argón coagulador, que se usa en las operaciones para evitar hemorragias, y lo hizo en presencia de sus colegas.

Una de sus víctimas tuvo que volver a ser operada tiempo después y los cirujanos encontraron las iniciales, explicó la prensa británica.

“Sus acciones marcando los hígados de aquellos pacientes, de modo totalmente innecesario, fueron actos deliberados y conscientes”, denunció Elizabeth Reid, de la fiscalía.

“Esos ataques estuvieron mal, no solamente desde un punto de vista ético sino también penal. Fue un abuso de la confianza que sus pacientes habían depositado en él”.