13 de August de 2011 00:01

Un chef malvado fue el primer personaje de novela de Barbery

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

¡Qué ironía! Tras decenios de grandes comilonas, de ríos de vino y alcoholes de toda índole, tras una vida entera bañándome en la mantequilla, la crema, la salsa, la fritura y el exceso sin tregua, sabiamente orquestado y minuciosamente mimado, mis lugartenientes más fieles, su excelencia el Hígado y su acólito, el Estómago, gozan de excelente salud, pero quien entrega las armas es el corazón”.

Luego de haber sido uno de los críticos gastronómicos más importantes del mundo, admirado y temido por muchos, el francés Pierre Arthens se hace esta reflexión, en su lecho de muerte, a los 68 años de edad, cuando busca reencontrarse y mientras intenta recordar aquel sabor que un día lo hizo tan feliz.

Con el placer que le produce descubrir la novela que está escribiendo, la filósofa francesa Muriel Barbery (autora de ‘La elegancia del erizo’) juega con el concepto de la traición, a través del protagonista de su primera novela -publicada en francés como ‘Une gourmandise’-, que ahora llega a las librerías con el título de ‘Rapsodia gourmet’.

Por eso, mientras para monsieur Arthens es irónica la manera como la vida le pasa la cuenta de cobro, para Barbery es lo mínimo que se merece este hombre sin corazón, que decidió el destino de los chefs más famosos, destruyendo y construyendo reputaciones a su antojo.

“Es la historia de un hombre que traicionó durante más de sesenta años. Lo hace a través de la comida, pero pudo haber sido a través de cualquier otra cosa”, comenta la autora, quien cuenta que lo primero que se le vino a la mente fue la última escena del libro, la misma que luego pasó a ser un cuento y finalmente se convirtió en una novela.

“El primer impulso fue una especie de escena satírica, que dio vida a un personaje que a mí misma me sorprendió. Siempre me sorprende la manera como una novela o un texto comienza, como si imágenes desconocidas empezaran a fluir de mi pluma”, explica sobre su proceso creativo literario, al agregar: “Nunca sé sobre qué estoy escribiendo y amo esa ignorancia”.

Barbery dice que la trama de la novela fue creciendo, imbuida en medio de esa atmósfera gastronómica, porque ella se declara una apasionada de la comida, en especial cuando está acompañada de una buena conversación. Pero, además, el tema le permitía contextualizar perfectamente a su personaje. “En Francia, la comida es un placer, como también es un asunto de poder y gloria, que encajó con el carácter de este hombre arrogante y poderoso”.

Sin embargo, prefiere que sean los lectores quienes hagan su propia interpretación de la historia. “Los lectores explican mi texto mucho mejor de lo que lo hago yo. Es difícil teorizar sobre algo que uno ha escrito y es un ejercicio del que no disfruto porque, si uno quiere escribir bien, debe dejarse llevar por las sorpresas que produce no teorizar sobre las emociones”, concluye la escritora, ganadora con esta novela, del Premio Meilleur Livre de Littérature Gourmande.

‘Nunca imaginé que me publicarían’

Muy acorde con su manera de ser, más bien introvertida y de bajo perfil, Barbery todavía no se acostumbra al hecho de publicar y sus consecuencias. “Una de esas es que se vuelve visible, lo que rompe con el santuario de la relación íntima que disfruto conmigo misma cuando estoy escribiendo. Otra es que me pidan explicar lo que he escrito: no puedo. Es natural que tengo alguna aversión a la fama y a la publicidad: el que una actividad sagrada, la navegación en océanos interiores, se vuelve visible al público. Me siento muy bien si no me involucro en lo que pasa con mis libros una vez escritos. Esta es la única manera como puedo aceptar esa clase de malestar, a pesar de las satisfacciones que la publicación me causa”.

El encanto de Oriente

Desde algún tiempo Muriel Barbery fijó su residencia en Japón, uno de sus lugares preferidos. “Es una larga fascinación que he tenido, proveniente del cine, la cocina, las tradiciones, las artes y la estética de Japón. Había soñado con Japón por más de una década antes de poder vivir allí y estoy convencida de que es la cultura y la estética más fascinante del mundo actual”.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)