China asegura que no experimentó un repunte de covid…
Fuerte lluvia causó cortes de energía en zonas del n…
Jornada de protestas antigubernamentales deja otro f…
Fiscalía de Perú investiga muerte de manifestante co…
Tres hombres armados asaltan un bus en Guayaquil
Restricciones por el Pico y placa para el lunes 30 de enero
Opositores a López Obrador insisten en exigir su ren…
Golpean a turista que subió al Castillo de Chichén I…

Crean un implante cerebral para tratar la depresión

Imagen referencial. Científicos estiman que la tecnología del chip podría ayudar a corregir desórdenes cognitivos. Foto: Pexeles

La depresión es la enfermedad crónica más grande del mundo y afecta a 280 millones de personas en todo el planeta, casi el 4 por ciento de la población, según la Organización Mundial de la Salud. El tratamiento para esta enfermedad dura 15 minutos y debe realizarse diariamente.

Un equipo de científicos ha implantado un dispositivo en el cerebro de una paciente para poder tratar su depresión, con la esperanza de aliviar esta condición con pulsos eléctricos cortos y pequeños en el cerebro.

La cirugía fue realizada por el startup Inner Cosmos y ya están esperando el comienzo de una segunda prueba que arrancará en febrero de 2023.

Inner Cosmos es una empresa que trabaja en dispositivos médicos que utilizan electrodos implantados para interactuar con el cerebro humano, como Neuralink.

La empresa de neurotecnología fundada por el emprendedor Meron Gribetz, a quien se le diagnosticó un trastorno por déficit de atención cuando era niño. Ha presentado su primer implante neural para tratar la depresión. “Hemos construido el implante coclear para el mercado mucho más grande de la depresión, que luego también tratará otros trastornos cognitivos”, dijo Gribetz en su presentación oficial.

¿Cómo funciona?

Primero, colocan un electrodo debajo de la piel del cuero cabelludo y, por otro, la 'cápsula de prescripción' que se ajusta al cabello de los usuarios para alimentar el dispositivo.

El diminuto implante se desliza debajo de la piel y se asienta de forma no invasiva sobre el cráneo. El implante envía pequeños pulsos eléctricos a la región del cerebro afectada por la depresión, la corteza prefrontal dorsolateral izquierda, una vez al día durante 15 minutos.

La píldora digital de Inner Cosmos está ligada a una aplicación móvil la cual muestra gráficos de estado de ánimo y depresión que se pueden compartir con un médico a través de la aplicación.

La compañía recibió la aprobación de exención de dispositivo de investigación de la FDA para realizar el primer estudio en humanos. La prueba inicial durará un año, que ya está en curso con un paciente de San Luis, Misuri, Estados Unidos. La segunda dará comienzo el próximo mes con otro paciente.

Este es el primer ensayo de su tipo, pues nunca antes se habían utilizado implantes directamente en el cráneo para tratar la depresión, y podría presagiar una nueva era de la ciencia, más aún relacionada con los problemas de salud mental con hardware en lugar de métodos más tradicionales.

Este primer dispositivo es un poco más grande de lo que Inner Cosmos pretende que sea su producto final a tiempo, pero tal y como ellos afirman, es solo el primero.

Otras compañías también se acercan a esta tecnología, como Elon Musk quien no hace muchos meses realizó una demostración de producto con el chip instalado en el cerebro de un mono, lo que le permitía controlar un teclado en una pantalla y escribir oraciones completas.

También está Synchron, que comenzó las pruebas en humanos en julio; su implante cerebral permite al usuario controlar un ordenador usando solo el pensamiento. Y también podemos citar Stentrode, cuyo implante se les colocará a seis pacientes de Nueva York y Pittsburgh con parálisis severa.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News