Microsoft exigirá prueba de vacunación para acceder …
Corte Constitucional ya analiza solicitud de interpr…
Cinco centros educativos municipales cuentan con pan…
Marco Naranjo Chiriboga es nombrado Vicepresidente del Biess
Ecuador recibirá unos USD 1 000 millones de derechos…
El feriado por el 10 de Agosto de 1809 se traslada a…
Un ataúd se cayó del carro fúnebre y el cadáver qued…
Wuhan realizará pruebas de coronavirus a todos sus h…

La lista oficial de especies de mamíferos crece en Ecuador

Marmosa perplexa es parte de las raposas pequeñas que más cambios han sufrido. Foto: Cortesía Carlos Boada y Diego Tirira

Roedores, lobos marinos y monos son parte de las nueve especies que se sumaron en los últimos seis meses a la lista oficial de mamíferos del Ecuador. Su actualización fue publicada en mayo de este 2021 y demuestra que la diversidad de estos animales crece rápidamente.

Diego Tirira, autor de este estudio e investigador de la Fundación Mamíferos y Conservación, cuenta que hace 10 años no estaba seguro de que Ecuador podría llegar a las 400 especies. Ahora, ya cuenta con 457 variedades de estos animales y hasta finales de esta década se cree que podría alcanzar las 500. Esto para un país pequeño es “algo gigantesco”, dice.

La lista, como se la conoce actualmente, se creó en 2011. Antes de ese momento existían varios documentos, ya que cada colección manejaba cifras distintas. Para unificar los datos, los investigadores se pusieron de acuerdo y crearon un registro.

La guía ‘Mamíferos del Ecuador: Lista Oficial Actualizada de Especies’ es un esfuerzo de la Asociación Ecuatoriana de Mastozoología y cuenta con el apoyo de la Fundación Mamíferos y conservación y las tres principales colecciones científicas de mamíferos del país: Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio), Museo de Historia Natural Gustavo Orcés de la Escuela Politécnica Nacional y el Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Desde hace 10 años, la lista se actualiza cada seis meses, dependiendo de los hallazgos. Tirira explica que, en 2018, por ejemplo, solo se publicó una. En esta última ocasión era necesaria una nueva actualización debido a la gran cantidad de cambios.

Entre las modificaciones se encuentran especies que cambiaron de nombre, algunas nuevas para Ecuador, otras recién descritas para la ciencia y cambios taxonómicos. Uno de estos fue el caso del mono pigmeo que se lo separó en dos especies.

Ahora, existe el titi pigmeo noroccidental, que habita al norte del río napo, y el titi pigmeo suroccidental, que es el que se añadió como nueva especie y vive en el sur de esta zona.

Los murciélagos (Chiroptera) se mantienen como el grupo de mamíferos más biodiverso del país, con 178 especies; le siguen los roedores (Rodentia), con 126. Tirira dice que estos últimos conforman el grupo que más ha crecido en los últimos años y se cree que tendrá el mayor aumento.

Hace seis meses eran 123 especies de roedores, en el 2017 se contabilizaron 119 y hace 30 años alcanzaban las 84. La mayoría está apareciendo en las estribaciones de los Andes.

Los hallazgos de mamíferos grandes no son tan comunes, pero continúan registrándose. Tirira cuenta que uno de los casos más curiosos fue la aparición de dos nuevas especies de lobos marinos en Galápagos. La una es conocida en Chile y la otra en México. Los animales hallados son individuos vagabundos que al parecer fueron arrastrados por las corrientes marinas hasta las islas.

Los investigadores toman en cuenta a estos lobos marinos porque podrían volver a aparecer y establecer poblaciones, como lo que ocurrió en la península de Santa Elena.

Mientras aumentan las especies de mamíferos, también crecen sus amenazas. Los monos se han convertido en el grupo más afectado por la pérdida de hábitat. Esto ocurre principalmente en la Costa con el capuchino blanco ecuatoriano y el mono araña de cabeza marrón.

El jaguar de la Costa es otro de los mamíferos que preocupa en la actualidad, ya que se estima que sobreviven menos de 30 ejemplares.

El gato de las pampas norteño, que recientemente cambió de nombre, es uno de los felinos más amenazados de Ecuador debido a los cambios de sus hábitats a causa de la actividad humana en las zonas.