Falleció Teresa Minuche, primera candidata a Vicepre…
El presidente Guillermo Lasso compromete la construc…
El exalcalde Jaime Nebot se excusa de asistir a la s…
Turismo sostenible de ballenas
El profesional de la construcción José Crespo Toral …
La campaña ‘Usa la mascarilla por ti y por los tuyos…
Autoridades, familiares y amigos asisten al velatori…
Gobierno anuncia que entre el 2 y 31 de agosto de 20…

Un estudio aéreo detecta vertederos ‘superemisores’ de metano

Cuatro imágenes capturadas por un espectómetro infrarrojo durante sobrevuelos de la NASA muestran las filtraciones de metano escapando de una compañía de gestión de residuos de California. Foto: Reuters

El sector estadounidense de la gestión de residuos se ha convertido en uno de los preferidos de los inversores con mentalidad ecológica, por su trabajo reciclando la basura y por la recogida de gases de los vertederos como combustible alternativo.

Las empresas líderes Waste Management Inc y Republic Services Inc están incluidas en el Índice Mundial de Sostenibilidad del Dow Jones, una referencia para la inversión con conciencia social. Entre los principales inversores de estas empresas se encuentran los fondos controlados por el filántropo multimillonario Bill Gates y el ícono de la gestión de patrimonios Larry Fink, fundador de BlackRock Inc, ambos destacados defensores de la acción climática de las empresas.

Sin embargo, la industria de los residuos puede estar haciendo mucho más daño al planeta de lo que creen los inversores, según un estudio aéreo de varios años de duración encargado por los reguladores de la calidad del aire de California. El estudio reveló que los vertederos “superemisores” representan el 43% de las emisiones medidas del metano, un potente gas de efecto invernadero, superando a las de los sectores de los combustibles fósiles y la agricultura.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena y la empresa de detección de fugas Scientific Aviation han estado realizando los sobrevuelos desde 2016 y descubrieron que algunos vertederos operados por las principales compañías de vertederos de Estados Unidos, incluyendo Republic Services y Waste Management, han estado filtrando metano a tasas hasta seis veces superiores a las estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Los diez mayores vertederos emisores de metano bombeaban el gas a un ritmo 2,27 veces superior a las estimaciones federales, elaboradas por las empresas de residuos con la metodología de la EPA.

La investigación de California puede tener amplias implicaciones mundiales al demostrar que el sector de la gestión de residuos desempeña un papel más importante en la aceleración del cambio climático de lo que creían los reguladores. Los estudios también podrían revelar fallos en las directrices de las Naciones Unidas para calcular las emisiones de metano que siguen los principales gobiernos, incluido el de Estados Unidos, según los científicos que participaron en los estudios y los reguladores entrevistados por Reuters.

La investigación también podría poner en tela de juicio el sector de la gestión de residuos, tanto por parte de los responsables políticos como de los inversores ecológicos, que hasta ahora se han centrado principalmente en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles, dijo Eliot Caroom, investigador de TruValue Labs, que proporciona a los inversores datos y análisis sobre gobernanza medioambiental y social.

“Uno de los sectores que más emiten, el de la gestión de residuos, merece más atención”, dijo.

Gates -que a principios de este año publicó un libro titulado “Cómo evitar un desastre climático”- posee más de un tercio de Republic Services. Posee alrededor del 8% de Waste Management a través de las participaciones de la Bill & Melinda Gates Foundation Trust y de su vehículo de inversión personal Cascade Investment LLC, según las declaraciones del fondo.

BlackRock posee un 4,6% de Republic Services y un 5% de Waste Management, principalmente a través de fondos que siguen índices de terceros.

Funcionarios que representan a Gates y BlackRock no hicieron comentarios para esta historia.

La inclusión en los índices de sostenibilidad de Dow Jones se basa en las puntuaciones de S&P Global para una serie de criterios ambientales, sociales y de gobierno. Waste Management tiene la puntuación medioambiental más alta del sector de servicios comerciales en general y una puntuación casi perfecta en cuanto a la estrategia sobre el cambio climático. Republic Services también ha obtenido una alta puntuación en planificación.

Funcionarios de Waste Management y Republic Services dijeron que ellos cooperaban con las encuestas de sobrevuelo de California.

Waste Management dijo que estaba ampliando los esfuerzos para reducir las fugas de metano, incluyendo un mejor control, la adición de más suelo para cubrir los vertederos y la captura del gas para su reutilización.

Republic Services dijo en un comunicado que los datos aéreos de la encuesta representan una instantánea que puede no capturar exactamente las emisiones rutinarias en su instalación, y se definió como líder en la gestión responsable de vertederos.

Suposiciones erróneas

El metano atrapa mucho más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono, pero durante un periodo de tiempo más corto. Según la EPA, una tonelada de metano es 25 veces más perjudicial para el clima en 100 años que una tonelada de dióxido de carbono.

Las concentraciones de metano en la atmósfera han aumentado rápidamente en los últimos años, lo que ha alarmado a los gobiernos del mundo que tratan de limitar el calentamiento global en virtud del acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático. Medir esas concentraciones en la atmósfera es relativamente fácil, pero rastrear las fuentes de las emisiones es difícil. Esta dificultad se ha convertido en un importante escollo para los responsables políticos mundiales que esperan frenar el problema.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas publicó en 2006 unas directrices para los gobiernos sobre cómo calcular las emisiones de metano de los vertederos sin necesidad de realizar mediciones directas como los estudios aéreos. En su lugar, según la ONU, el metano de los vertederos puede estimarse usando factores como la cantidad y el contenido de los residuos almacenados en el lugar y las tasas supuestas de descomposición de los residuos.

Estos métodos “ya no sirven para nada”, dijo Jean Bogner, investigador de la Universidad de Illinois que ha estudiado las emisiones de metano en los vertederos desde la década de 1970.

El IPCC dijo que revisaría sus directrices si los países miembros de la ONU se lo pidieran.

La ONU calcula que los vertederos y las aguas residuales producen aproximadamente una quinta parte de las emisiones de metano causadas por el hombre en el mundo, sólo por detrás de la agricultura y la industria del petróleo y el gas.

Los vertederos producen metano cuando los materiales orgánicos, como los alimentos y la vegetación, se entierran en ellos y se pudren en condiciones de poco oxígeno. El gas puede salir si el suelo que cubre el vertedero es demasiado fino, por ejemplo, o si se rompen las tuberías destinadas a capturar el metano.

Aproximadamente una quinta parte de la basura en Estados Unidos es comida, según la EPA, uno de los principales impulsores del problema. Las emisiones de metano de los vertederos son menos problemáticas en muchos países en desarrollo, que tienden a desperdiciar menos alimentos y a utilizar vertederos al aire libre en lugar de cubrir la basura con tierra, según el IPCC.