GUIDO CALDERÓN

Turismo de agua

Somos un 80% agua y la misma tiene significados muy poderosos. Horizontal como el mar nos da calma. En vertical como las cascadas nos da energía. Empozada y oscura nos genera miedo. Iluminada es mágica. Una imagen de chica en bikini tiene una carga de sensualidad, si posa mojada: la carga se duplica.

Los destinos de playa son el sector de menor crecimiento, pero no dejan de tener fanáticos seguidores, incluso si están en zonas de alto riesgo delictivo como Acapulco en México o Esmeraldas en Ecuador. Obviamente playas seguras y limpias, son consideradas paradisiacas y hospedarse junto ellas es un sueño.

En Barcelona miles de personas se dan cita en las tardes para contemplar el encendido de luces de la Fuente Mágica de Montjuic. En Roma la Fontana de Trevi pasa todo el día atestado de turistas y sus alrededores están repletos de cafés y heladerías.

La energía de las cascadas es un imán irresistible. La más alta de Norteamérica en el corazón del Yosemite Park, es la más visitada de todas. Brasil, Argentina y Paraguay en la triple frontera, facturan muy bien a los miles de turistas que vienen a admirar las cataratas de Iguazú. Incluso el colapso socialista de Venezuela no impide que algunos temerarios visiten Salto Ángel, la caída de agua más alta del planeta.

La Ruta de las Cascadas o vía Baños – Puyo no para de crecer en flujo de visitantes y en nuevas atracciones. Si algo hizo famoso a Baños fue el agua termal, luego el navegar por el rio Pastaza en botes inflables. La única cascada urbana del país está en el centro de Baños. Las cascadas fueron nuestros antiguos dioses, por ello se construyeron grandes templos en estos sitios sagrados, donde al abuelo vino a adorar al agua y el nieto terminó venerando la cruz.

Las 40 cascadas entre Baños y Puyo, sumado a su seguridad y a la organización de su población -especialmente en Baños- contra la delincuencia, hace de esta zona; donde el agua emerge del subsuelo, atraviesa en forma de ríos y cae en saltos espectaculares: el destino más deseado del Ecuador.

Suplementos digitales