Dimitri Barreto P.

¿Otra Base de Manta?

valore
Descrición
Indignado 33
Triste 4
Indiferente 4
Sorprendido 3
Contento 82

Para circular por el interior de la alambrada, entre vías asfaltadas con señalética en inglés y paradas de autobús importadas, era mandatorio sortear el riguroso filtro de la Policía del Comando Sur y ser acompañado por militares boinas negras, en Manta.

Las vías conducían al FOL, una edificación blindada que era el Puesto de Avanzada del Comando Sur de EE.UU., conocido como Base de Manta, en Ecuador. El FOL era una instalación de Inteligencia conectada a Florida, infranqueable para militares ecuatorianos pese a que, según el convenio de 1998, debía ser comandado por el jefe del Ala de Combate 23, en el aeropuerto Eloy Alfaro. 

Hay que saberlo. Aviones espías de EE.UU. se abastecían en Manta para tareas de interdicción en Colombia, Venezuela, Brasil, el Pacífico y Centroamérica. ¿Aviones espías? Sí. En Manta aterrizaban E3 Awacs de la Fuerza Aérea y Orion P3 de la Armada, con equipos para captar no solo imágenes, sino también comunicaciones y objetivos con satélites.

Por su puesto, hubo capturas de barcos con droga en las inmediaciones de las Galápagos, pero también denuncias por la interceptación de barcos de pesca con emigrantes.

La Inteligencia, como era de suponer con tal inversión, servía a la seguridad hemisférica concebida desde el Pentágono, en Washington, y no desde La Recoleta, en Quito. Los agentes del FOL ni siquiera tenían contacto con la Dirección Nacional de Inteligencia de Ecuador (en 2009 sustituida por la Secretaría Nacional de Inteligencia conocida como Senain).

Sí. Los recientes ataques en Mataje, San Lorenzo y Borbón, con muertos y heridos, son pruebas dolorosas del alcance del crimen en Ecuador, y han exacerbado en redes el debate respecto a que la Base de Manta pudo cumplir un papel disuasivo para las mafias del narcotráfico. Pero ocho años después de la partida del FOL es inviable otra Base de Manta en Ecuador y no solo por razones legales (desde el 2008, la Constitución prohíbe la instalación de bases militares extranjeras).

¿Inviable? Sí. Con tecnología, EE.UU. puede prescindir de una pista para ir un paso adelante de sus amenazas. Con tecnología, Ecuador, que despreció la cooperación internacional, solo fortaleció el espionaje político para acallar a ciudadanos. Así no sorprende que las tropas lleguen tarde a los golpes del crimen. Dura lección para pasar a limpio: la Inteligencia ha de servir a la supervivencia del Estado y no a la de un caudillo.