Francisco Rosales Ramos

La hora de la verdad

Ecuador se aboca a una decisión trascendental, sería la frase trillada para calificar las elecciones de presidente y vicepresidente de la República que tendrán lugar en 4 días más. Todas las elecciones dicen tener ese carácter. Pero, enrealidad, este 15 de octubre de 2023 es diferente. Me explico.

Será el tercer intento del correísmo en los últimos 6 años -desde 2017 que logró elegir a Lenin Moreno, pero no lo pudo controlar- por volver al poder. Y es sabido que cuando los gobiernos del Socialismo del siglo XXI reconquistan el poder, no lo aflojan nunca más. No importa qué recursoslegales o ilegales deban aplicar para conseguir su objetivo, no tienen empacho en utilizarlos. Ahí está Cuba con los Castro y sus adláteres que llevan 64 años de una dictadura brutal que ha sumido al pueblo cubano en la peor miseria y un éxodo incontrolable. Venezuela con Chávez y Maduro que van por los 20 años de dictadura, atropello a las libertades y eliminación a cualquier opositor político a quien le vean con algún respaldo popular y que ha producido la fuga de al menos 8 millones de venezolanos desparramados por el mundo entero. Está también Nicaragua, en donde la pareja Ortega - Murillo lleva 15 años destruyendo ese país, ha acumulado enormes riquezas, ha despojado de la nacionalidad a quienes han intentado oponerse a su desgobierno, ha expulsado sacerdotes y obispos, arrebatado universidades e iglesias a los que cuestionan a la pareja y han aislado a su país del concierto internacional. Argentina con Kirchner y compañía y Bolivia con Evo Morales, Luis Arce y otros de la misma calaña, no están lejos de los anteriores.

De allí que la decisión de este domingo 15 de octubre marcará el futuro del país: o elige a unaborrega de Correa, que ha dicho reiteradamente que el expresidente prófugo será su principal asesor (y ya se sabe lo que esto significa en desinstitucionalización, pérdida de libertades y atornillamiento al poder) u opta por un político joven que exhibe buena formación académica y una mente ordenada, que no intentará su eternización en Carondelet. De manera que si su gobierno no es capaz de sacar al país del profundo pozo en que se encuentra, al menos la ciudadaníatendrá otras opciones en los próximos comicios.

Suplementos digitales