Aplazan publicación de nuevos documentos sobre asesi…
Exmarine desarmó en segundos a hombre que intentó r…
Policía halló 25 casquillos en el sitio donde fue as…
Romo, Sonnenholzner y Hervas participaron en los Con…
Crisis, Pandora y descontento, la bomba que Guillerm…
Protestas contra certificado covid reúnen a 40 000 p…
Capturan al jefe del ‘Clan del Golfo’, e…
‘Actuación del CNE fue transparente’ dic…

Furukawa, Furukawa

‘Esclavitud moderna en los campos del Ecuador’, repitámoslo sin cansancio para que lo sepamos, que lo sepan y lo solucionen tanto Gobierno, tanta Asamblea, tanto Ministerio, tanta burocracia… Es, lo que, sin querer, se le escapó a un tal director o gerente chalem: una ‘auténtica película de terror’ lo que se vive y se ha vivido desde hace cincuenta años con distintos ‘arreglos’ concebidos para explotar mejor a los trabajadores y comprometer menos a los dueños, ‘por consejo de sus abogados’… Furukawa tiene 32 haciendas, 25 arrendadas a abacaleros analfabetos, para liberarse de toda responsabilidad laboral. Y adivinen a quién los ‘inquilinos’ deben vender la cosecha de abacá, la que les cuesta vidas: ¡a Furukawa, pues! Y así sigue esta sujeción terrible, esta servidumbre, porque temen con razón el hambre, la falta de trabajo, a pesar de tanta e inicua inequidad. Los furukawa y sus secuaces chalemes y almeidas, ricos, millonarios; los que proveen la fibra, ellos y sus familias, en la miseria por generaciones… Y nuestra fibra explotada por extraños, ¡tal es nuestro destino?

Sí, lector, el abacá, la fibra del futuro, como la llama la FAO, llena de promesas… Japoneses y filipinos, sujetos ecuatorianos al frente, con afanosa codicia protegen este oprobio, esta esclavizadora explotación. Debo a Sara España, de El País, la terrible noticia. Cómo no reproducirla, entrecortada. Cuento, y quiero gritar que es deber de mi país conocer y reconocer, juzgar y cortar, y es deber de los fukurawas, si alguno aceptan que tienen, resarcir a cuantos trabajadores pasaron por sus malditos campamentos, no solo a los presentes. Cortados dedos y piernas y manos y brazos y cuellos y caras, indefinidamente, sin otra esperanza que recibir miserias por la entrega de sus vidas, las de sus esposas e hijos. Barracas sin baños albergan en espacios ínfimos a familias enteras. Sin agua potable, sin luz –los dadivosos japoneses ‘regalaron’ un generador que se enciende tres horas diarias ¡con combustible comprado por los trabajadores!-. Con guantes de caucho para lavar platos se defienden de hojas afiladas, de machetes y máquinas que por poco se tragan dedos, brazos, manos, piernas. Delantales, pañuelos, todo inadecuado, lo compran los trabajadores indefensos. Y el tal almeida dice que él ‘no está para conocer esas minucias’.

“Los cortes en manos y pies por esa labor son frecuentes. Las mujeres ‘tusean’ la fibra con rudimentarias herramientas: cuchillo y guantes comprados por ellas”. Manos y articulaciones deformes, aun en plena juventud. ¿Hasta dónde, hasta cuándo la horrible imaginación de ladronicio internacional pervertirá a abogados, a jueces, acabará vidas en esta espiral de dolor y esclavitud cincuentenarias?

Los padres sacan a sus pequeños de la escuela por falta de recursos. Sus denuncias caen en saco roto: ni sueldo básico, ni seguridad social ni beneficios.

‘Reventados los poros de su rostro, cuenta que empezó como ‘tusero’ a los 13 años’ y sigue ahí y así…

[email protected]

Suplementos digitales