Logros deportivos que estimulan y reconfortan

Ecuador ha cumplido un año exitoso en el ámbito deportivo internacional. A las medallas olímpicas alcanzadas en Tokio, ahora se suma la destacada actuación del equipo nacional en los I Juegos Panamericanos Junior que se efectuaron en Cali, Colombia.

Los seleccionados ecuatorianos, menores de 23 años, obtuvieron más de 50 medallas en 25 diferentes disciplinas y se ubicaron entre los más destacados de la justa internacional.

Tras un proceso de preparación de dos años, una nueva generación de deportistas surge en el país y comienza a despuntar en áreas como el atletismo, en donde, conjuntamente con Brasil y Cuba, se ubicó entre los mejores de estos panamericanos.
Para muchos de los medallistas, el gran objetivo ahora es seguir su preparación para lograr un cupo en los próximos juegos olímpicos que se cumplirán en París en 2024. De allí la necesidad de que el Estado impulse su formación y preparación, y dote de los recursos necesarios para ello.

El gran obstáculo y una de las causas para el retiro prematuro de muchos deportistas nacionales es justamente la falta de apoyo económico desde el Estado, según han insistido varios deportistas ecuatorianos.

La experiencia reciente de los Juegos de Tokio mostró serias dificultades en la preparación y acompañamientos a los deportistas que, a pesar de serias dificultades, dieron medallas de oro y plata al Ecuador.

En la memoria resuenan las palabras de Richard Carapaz quien cuestionó la falta de apoyo oficial en su esforzada formación y sus logros, que en lo deportivo son solo de él y han sido secundados por empresas de distintos países que lo han apoyado.

Tras él éxito alcanzado en los olímpicos, el Gobierno a través del Ministerio del Deporte se comprometió a impulsar un nuevo Plan de Alto Rendimiento, para fortalecer la preparación de los seleccionados. El ofrecimiento está allí y a la espera de que el plan se concrete y aplique.

Por ahora el país celebra este nuevo triunfo deportivo que enorgullece y reconforta. El esfuerzo y sacrificio de los deportistas merecen el reconocimiento y la felicitación nacional.