Miguel Molina Díaz

‘Captain of my soul’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martes 02 de agosto 2011
2 de August de 2011 00:01

Hace algunos años leí el poema de William Ernest Henley, cuyo título y contenido fueron argumento central de la película ‘Invictus’, dirigida por Clint Eastwood, sobre la vida del ex presidente sudafricano Nelson Mandela. Más allá de la trascendencia legendaria de Mandela en su paso por la historia, la película llama la atención por el papel que juegan los odios y los rencores convirtiéndose en herramientas mortíferas, capaces de ensombrecer el pensamiento y el destino de las sociedades.

Reiteradamente se presenta un mensaje claro: Nelson Mandela jamás levantó un solo dedo, desde el poder, en contra de quienes injustamente lo mantuvieron en prisión durante largos 27 años. Así son los demócratas de verdad. Invictos en su paso por la historia. Hombres y mujeres capaces de renunciarse a sí mismos, a sus deseos y caprichos, para luchar por algo más grande. Su legado solamente es una sugerencia, una recomendación desde la experiencia: el perdón es una necesidad de quien quiere vivir en paz.

Estas ideas rondan frecuentemente mi cabeza mientras pienso en Mandela y en los líderes de nuestro mundo. Muchos de los últimos no son demócratas de verdad. Son gente muy brava, es decir, muy emocional. Les molesta la crítica y los críticos. Adoran los micrófonos porque les permiten difundir sus verdades parciales. No soportan a los medios de comunicación. Les interesa controlar la justicia. Corren alrededor del mundo en busca de otros ególatras similares a ellos y juntos hacen muy malos chistes.

Así son los dictadores. Intolerantes. Comprenden muy poco sobre libertades y derechos pero hablan muy a menudo del honor. No entienden que el honor no se reivindica con demandas judiciales pretenciosas ante jueces timoratos traidores del derecho. Tampoco con la prisión de quienes hacen su trabajo. Ni con millones de dólares. (¡Por favor, dictadores, nunca usen el nombre de Mandela!).

Los dictadores dividen. Insultan a sus detractores e imponen siempre su catálogo de conducta correcta, apropiada, lúcida. Dicen que sus abusos sentarán precedentes históricos. Son capaces de pelearse con la libertad de expresión utilizando argumentos impresentables, ante los ojos de un país enamorado de su verbo.

No son revolucionarios. Y les duele que se les recuerde. Y no, no escribo para alguien en especial: un dictador o un periodista determinado. Escribo por una convicción. Por un principio. Por una libertad de expresión que está sobre caprichos, odios y deshonrados. Escribo en contra de las verdades absolutas y los jueces casados con el poder. Y contra los que ejercen abusivamente el poder. Escribo porque no soy periodista pero me hubiera gustado serlo. Y porque, parafraseando el poema de William Ernest Henley, ¡soy el amo de mi destino, el capitán de mi alma!