Jorge Gallardo

Acciones preventivas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Domingo 28 de agosto 2011
28 de August de 2011 00:02

La prensa de nuestro país en sus páginas editoriales ha hecho conocer sus temores de que se produzca nuevamente una crisis económica y financiera que afecte a las principales economías del mundo. Los responsables de la conducción económica y financiera de los países que conforman la Unasur se reunieron para analizar las posibles acciones que se podrían tomar en caso de que se produzca una nueva crisis mundial. Se planteó la necesidad de fortalecer la arquitectura financiera de América del Sur con mayores aportaciones a la CAF, y al Fondo Latinoamericano de Reservas-FLAR. La CAF ha venido actuando como brazo financiero de algunos países de la región financiando diversos tipos de proyectos. El FLAR en cambio se lo concibió como un Fondo Monetario Regional para que asista financieramente a los países miembros cuando experimenten problemas de balanza de pagos. En los últimos cuatro años los desembolsos netos realizados por la CAF y el FLAR han significado el 61.3% del total de desembolsos recibidos por el país. Otra de las iniciativas acordadas es poner en funcionamiento el nuevo Banco del Sur, para que complemente las operaciones de la CAF en temas de financiamiento de proyectos de integración regional. Entrando en operación estas instituciones se contarían con recursos financieros adicionales para implementar políticas contracíclicas. De producirse una nueva recesión los gobiernos se verían en la necesidad de expandir el gasto público para evitar una caída mayor de la producción y el empleo y acudirían a las instituciones regionales para reforzar estas acciones. Sin embargo, si bien las decisiones van en la dirección correcta, no son suficientes para que actúen de manera expedita en caso de una crisis. En este sentido se hace necesario mejorar la institucionalidad de cada país para activar medidas anticíclicas que actúen de manera inmediata. Son los estabilizadores automáticos que se activan en momentos de crisis. Tal el caso del seguro de cesantía que permite mantener los ingresos de los que pierden su empleo. En Ecuador ese seguro es insuficiente. El impuesto a la renta también se lo utiliza como estabilizador para atenuar la caída del consumo y la inversión. En estos dos aspectos hay mucho que hacer. Una institución que sirve para implementar tanto políticas anticíclicas como contracíclicas son los fondos de ahorro diseñados para acumular los ingresos inesperados, los que caen del cielo, para utilizarlos en momentos de crisis o para atenuar el impacto en la sociedad de una recesión. Por consiguiente, es el momento de diseñar una estrategia que permita contar con las instituciones necesarias para evitar que una crisis interna o global afecte al bienestar ciudadano.