Desaceleración económica en EE.UU. dispara el miedo …
En Guayaquil se recuerda la Batalla del Pichincha co…
‘No era un monstruo’ dice la madre de Sa…
800 nuevos policías para reforzar seguridad en zonas…
Juntas de Derechos piden acciones para proteger a es…
¿Circula en auto en Quito? Estos contraflujos están vigentes
Debanhi Escobar: autoridades exhumarán su cuerpo par…
Investigadores en España obtienen la secuencia del v…

Si tu gato te lleva sus presas es porque quiere enseñarte a cazar

Los gatos aprenden a cazar y alimentarse observando a sus madres. Foto: Pixabay.

Los gatos aprenden a cazar y alimentarse observando a sus madres. Foto: Pixabay.

Los gatos aprenden a cazar y alimentarse observando a sus madres. Foto: Pixabay.

¿Alguna vez tu felino te ha sorprendido con un regalo que no esperabas? Un pájaro o un roedor muerto –o peor, casi muerto- es colocado a tus pies y tu gato te observa y espera una felicitación. Tú, horrorizado, lo regañas y pretendes que deje de hacerlo, pero no lo consigues. Está determinado a mostrarte sus habilidades como cazador.

Este comportamiento es bastante común y muchos dueños de gatos deben lidiar con esta particular y desagradable experiencia. Las hembras que han sido esterilizadas tienden a darles ese tipo de regalos a sus dueños. Pero, ¿cuál es la razón?

Primero, es importante saber que aunque fueron domesticados hace casi 10 000 años, los gatos todavía mantienen sus habilidades e instintos de cacería. Además poseen un sistema digestivo bastante simple que les permite digerir carne cruda con facilidad.

En estado feral, las hembras que tienen crías les enseñan a sus gatitos a comer. Desmond Morris, en su libro ‘Observe a su gato’, explica el proceso de educación. “Con siete semanas de vida, en vez de matar la presa y comerla donde la ha cazado, la gata se la lleva muerta adonde tiene guardados a sus mininos”, indica. Allí se la come mientras sus hijos la observan.

Luego llevará una presa muerta y jugará con ella antes de comerla. De esta forma sus crías podrán ver cómo la golpea con las garras y la recoge. Después llevará una presa muerta para que coman sus pequeños y luego lo intentará con una presa viva. Finalmente los gatitos saldrán con su madre de cacería.

En el caso de las hembras esterilizadas, no tienen una camada a quien enseñarle el arte de la cacería. Por esta razón buscan transmitirle sus conocimientos a su familia adoptiva, es decir, a sus humanos. “Consideran a sus amos como cazadores rematadamente malos”, dice el experto en comportamiento animal. Es decir, ante tus pocas habilidades de cacería, te tratan de educar para que puedas sobrevivir.