Uno de los animales que reside en la Reserva Ecológica Antisana es el lobo de páramo. Patricio Muñoz los observa a diario. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Uno de los animales que reside en la Reserva Ecológica Antisana es el lobo de páramo. Patricio Muñoz los observa a diario. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Los curiquingues custodian los alrededores de la Reserva Ecológica Antisana, cuyo territorio concentra 120 581,27 hectáreas. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Los curiquingues custodian los alrededores de la Reserva Ecológica Antisana, cuyo territorio concentra 120 581,27 hectáreas. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Una de las aves emblemáticas que levantan su vuelo en la Reserva Ecológica Antisana es la bandurria, una especie de ave pelecaniforme. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Una de las aves emblemáticas que levantan su vuelo en la Reserva Ecológica Antisana es la bandurria, una especie de ave pelecaniforme. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Al recorrer la reserva, se pueden observar venados blancos que se alimentan de la vegetación. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

Al recorrer la reserva, se pueden observar venados blancos que se alimentan de la vegetación. Foto: cortesía Patricio Muñoz.

La biodiversidad presente en la Reserva Ecológica Antisana

Más de 418 especies de aves, 73 de mamíferos y 61 de anfibios y reptiles conviven en la Reserva Ecológica Antisana, cuyo territorio abarca 120 581,27 hectáreas. Fotos: cortesía Patricio Muñoz.