Lasso enviará proyecto de Ley sobre uso de la fuerza…
Armas y explosivos, para minería ilegal, fueron inca…
Sicarios ingresan a una fiesta y matan a una niña de…
Carlos Cabrera es el nuevo Comandante de la Policía
Padres, con opiniones divididas por regreso a clases…
MSP: Los datos de las infografías covid-19 son variables
Lasso remueve a Varela de la Comandancia de la Policía
A un paso de que las empresas llamen a cobrar los sábados

Pablo Vargas competirá en el paratriatlón de San Andrés

Pablo Andrés y Xavier ganaron en Salinas su primer triatlón. Foto: Cortesía de Pablo Andrés Vargas.

Pablo Andrés y Xavier ganaron en Salinas su primer triatlón. Foto: Cortesía de Pablo Andrés Vargas.

Además de practicar triatlón, la pareja también compite en ciclismo de montaña y ruta. Foto: Cortesía de Pablo Andrés Vargas.

El deporte hace que su vida no deje de brillar. Pablo Andrés Vargas viajó el martes 26 de marzo de 2019 a Colombia, donde el viernes competirá en su primer paratriatlón internacional.

“El objetivo es lograr la certificación de mi ceguera total para luego competir en el Ironman 70.3 de Monterrey (México), y los campeonatos mundiales de Canadá y Suiza”, dijo el deportista de 33 años.

Su amigo de toda la vida, Xavier Gómez, es su guía y con quien se han planteado completar la distancia más exigente de esta disciplina: 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie, del Full Ironman. “Sería en diciembre en Cozumel, México”.

Para cumplir con toda esa agenda de competencias, Pablo Andrés y Xavier, deben primero lograr la certificación internacional que le ubique en una categoría, según su nivel de discapacidad.

El año pasado, Vargas participó en el Ironman 70.3 de Manta. Completó el 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo, y 21 km de atletismo en 7 horas, pero tenía otro guía.

En octubre del año pasado se juntó con Xavier y corrieron la última válida del Circuito Nacional de Triatlón, que se realizó en Salinas, donde lograron el primer lugar. Luego estuvieron en el Triatlón de la Marina, en Manta, y a finales de año conformaron la posta para completar la competencia Hombre de Acero. “Hicimos nosotros la carrera de ciclismo, de 180 km, entre el Lago San Pablo y Tababela”.

El viernes próximo, en San Andrés, completarán las distancias del triatlón: 750 metros de natación, 20 km de ciclismo y 5 km de carrera a pie. La dupla espera cubrir esta distancia en una hora y 20 minutos.

Además de las competencias de tres disciplinas, este dúo quiere competir en la Vuelta al Cotopaxi, una carrera de dos etapas y de 140 kilómetros, pero en ciclismo de montaña.

Pablo Andrés y Xavier se conocieron cuando tenían 5 años de edad, pues sus madres fueron las mejores amigas en la universidad. Tienen recuerdos de los juegos infantiles y de una amistad que se fue fortaleciendo con los años.

Pablo Andrés y Xavier ganaron en Salinas su primer triatlón. Foto: Cortesía de Pablo Andrés Vargas.

Luego se distanciaron porque, como son oriundos de Cotopaxi, Xavier se trasladó a Quito para completar su educación secundaria y universitaria.

Luego se marchó a Australia para completar su formación académica. Pablo Andrés se graduó en la facultad de Jurisprudencia, pero siempre estuvo ligado al deporte, especialmente al ciclismo.

Fue en el 2010 cuando, tras ser víctima de un asalto con escopolamina, fue atropellado en plena carretera. Perdió un ojo y sufrió otras fracturas en su pierna. Sin embargo, fue en el 2013 cuando perdió totalmente la vista.

“La aceptación es muy dura, acostumbrarte a tu nueva vida es muy difícil”, añade. No se dio por vencido y se refugió en el deporte. Xavier retornó al país y se volvieron a juntar, esta vez no solo para recordar las travesuras de niño, sino también para involucrarse de lleno en el deporte.

Se entrenan de lunes a domingo. Por las mañanas, la práctica del atletismo la realiza en el Parque de la Mujer. La natación la realiza en la piscina de El Batán, mientras que en las noches se entrena en una bicicleta en rodillo, en un gimnasio.

Los fines de semana, especialmente los domingos, la práctica es en el sector de Tababela, donde pueden completar 80 km de ciclismo y 20 km de atletismo.

“Nuestro entrenador de ciclismo es Andrés Páez, quien tiene la certificación internacional de entrenador de Ironman. Y Raúl Manotoa es el entrenador general, quien nos organiza las tablas diarias de entrenamientos”.

Hace tres meses, la pareja de atletas incorporó a un nuevo ‘compañero’. Se trata de Max, un perro guía que le ayuda especialmente en sus desplazamientos a su lugar de trabajo, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo.

“Para financiar nuestros proyectos, buscamos la ayuda de la empresa privada. Dictamos charlas de motivación, pues Xavier tuvo que enfrentar un cáncer que sufrió su madre”.

Suplementos digitales