Abogado dice que Pedro Castillo pudo ser drogado ant…
El volcán Cotopaxi tiene una emisión continua de gas…
Mayoría de Asamblea aprobó la destitución de cuatro …
Pesebre gigante en El Panecillo se enciende la noche…
Lasso verificó construcciones en carretera de Esmera…
Más de dos toneladas de cocaína fueron decomisadas e…
La comunidad cuenta con más lugares para la lectura,…
En caso María Belén Bernal, vinculación penal de sub…

Djokovic, Alcaraz y Nadal avanzan en Roland Garros

Novak Djokovic festeja el triunfo ante Alex Molcan en Roland Garros. Foto: EFE

El serbio Novak Djokovic, defensor del título, no bajó el nivel en la segunda ronda de Roland Garros y derrotó al eslovaco Alex Molcan por 6-2, 6-3 y 7-6 (4) en 2 horas y 15 minutos este 25 de mayo del 2022.

En esta jornada los españoles Carlos Alcaraz y Rafael Nadal también salieron con la victoria.

Camino de su tercer triunfo en la arcilla parisiense, lo que le permitiría igualar a 21 Grand Slam con el español Rafael Nadal, el número uno del mundo está demostrando que ha encontrado su momento álgido de forma.

Reciente ganador en Roma, el serbio no tuvo piedad del joven eslovaco, de 24 años, 38 del mundo, que afrontó el partido tras haber alcanzado las finales de Marrakech y Lyon.

Y, sobre todo, que tiene en su equipo técnico a Marian Vajda, el entrenador histórico de Djokovic, posiblemente el hombre que mejor conoce al serbio.

Nole se medirá por un puesto en octavos de final contra el esloveno Aljaz Bedene, 195 del ránking a sus 32 años, que derrotó al uruguayo Pablo Cuevas por 4-6, 6-4, 7-6 (5) y 6-4 en la que es su segunda victoria de la temporada en tierra batida.

Nadal sigue imparable

El español Rafael Nadal se impuso este miércoles en la segunda ronda de Roland Garros al francés Corentin Moutet, por 6-3, 6-1 y 6-4; en dos horas y 9 minutos, en el que es su triunfo 300 en Grand Slam.

En total, 107 de ellos los ha conseguido en Roland Garros, donde sólo ha perdido tres veces y donde persigue anotarse el torneo por decimocuarta ocasión, para totalizar 22 grandes.

Alcaraz avanza en Roland Garros

El español Carlos Alcaraz, que levantó una bola de partido frente a su compatriota Albert Ramos en la segunda ronda de Roland Garros, reconoció que en ese momento se dijo que podía perder, pero señaló que no dejó de creer en sus opciones de remontada.

"Creo en mi, tengo mi estilo, trabajo duro todos los días, hay que tener un objetivo claro, sueños bonitos y perseguir esos sueños cada día", dijo tras ganar 6-1, 6-7 (7), 5-7, 7-6 (2) y 6-4 el partido más largo de su carrera.

"Después de perder el segundo set, el tercero fue muy duro, me veía que podía perder. Ha habido un momento que me veía inferior en el set, tenía que cambiar algo porque iba a perder. Pero siempre he creído que podía darle la vuelta. Sabía que cerrar partidos es difícil y que tendría mis oportunidades", comentó.

Alcaraz aseguró que guardará este partido "como una lección" porque "el tenis es aprender a base de este tipo de situaciones", al tiempo que recordó un consejo que le dio Alex Corretja: En estas victorias es donde se hace un gran jugador.

Consideró que fue "un gran partido" porque supo "aceptar que no estaban saliendo bien las cosas" y trabajó para mejorarlo.

El español no ocultó su ambición de ser algún día número uno del mundo, pero dijo que trata de no pensar en ello para no meterse más presión.

"Es mi sueño desde que juego al tenis, trabajo para ello, pero trato de no pensar en ello porque me mete presión", indicó.

"Es cierto que soy joven, pero tengo experiencia, me siento cómodo en los grandes estadios, incluso en Grand Slam, en los partidos importantes. Soy fuerte físicamente y creo que también mentalmente. Estoy listo para este tipo de partidos", destacó.

Su siguiente rival será el estadounidense Sebastian Korda, su verdugo en el pasado torneo de Montecarlo, el único que esta temporada ha conseguido derrotarle sobre tierra batida.

Alcaraz recordó que afrontó aquel partido recién llegado del Masters 1.000 de Miami, en pista dura, donde ganó la final, y sin rodaje sobre tierra batida y que, pese a todo, estuvo cerca de la victoria.