Compra de buque para ampliar límites continentales e…
Desempleo golpea más a los quiteños
Conaie vuelve a movilizarse y exige combustibles baratos
18 026 estudiantes no retornaron a sus aulas este añ…
Familiares de presos pagan hasta USD 251 al mes
La violencia de Guayaquil deja duras secuelas en fam…
Esmeraldas, la cantera inamovible de futbolistas par…
COE autoriza libre movilidad por el feriado y aforo …

Andrés Gómez: ‘Patricio Rodríguez fue un segundo padre para mi’

Andrés Gómez, el ‘Zurdo de oro’, en la cancha del Anexo del Guayaquil Tenis Club, en la vía Samborondón. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Andrés Gómez, el ‘Zurdo de oro’, en la cancha del Anexo del Guayaquil Tenis Club, en la vía Samborondón. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Andrés Gómez, el ‘Zurdo de oro’, en la cancha del Anexo del Guayaquil Tenis Club, en la vía Samborondón. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

El fallecimiento del exentrenador de tenis Patricio Rodríguez, el pasado 23 de junio, afectó emocionalmente a Andrés Gómez. El chileno fue su entrenador durante cuatro años, época en la que consiguió el trofeo de Roland Garros.

Gómez conversó con el periodista Kenny Castro, sobre sus recuerdos con ‘Pato’, a quien más que su entrenador, consideraba un miembro de su familia, por la cercana relación que tuvieron durante años.

“Fue un segundo padre. Me ayudó mucho y no solamente en la época en que jugué, cuando terminamos, pasó a trabajar con Jaime Yzaga, luego con Nicolás Lapentti, quedó un vínculo, una relación que culmina físicamente 31 años más tarde”, dijo.

Durante la entrevista, el ‘Zurdo de Oro’ aprovechó para disculparse con periodistas de Ecuador y Chile, que lo contactaron para tomar sus impresiones tras el fallecimiento de Rodríguez.

“Se me hace duro hablar de esto, quizás en un tiempito cuando me sienta más recuperado podré hacerlo, estoy muy golpeado”, reconoció Gómez, que recordó sus anécdotas con el entrenador, que lo preparó durante un momento de cambios en su vida.

Recordó que su trabajo con Rodríguez arrancó al poco tiempo de haberse convertido en papá. Entre sus anécdotas, recordó que el chileno trataba a su hijo Juan Andrés como un nieto, además de que los ayudaba a llevar las cosas del niño durante los viajes.

“En ese tiempo no había tantas facilidades, había que viajar con toda la familia. Él iba de avanzada con el coche, el corral y una moto eléctrica que empacábamos para mantener al niño tranquilo. Nosotros llegábamos solo a verificar las cosas”, dijo.

En cuanto al tema deportivo, reconoce que cuando se juntaron se trabajó poco en la técnica, pues era un jugador maduro de entre 29 y 30 años. Sin embargo, el chileno lo ayudó a mejorar la táctica y en la confianza.

“No era de gritar, transmitía serenidad con su presencia, pero en la final de Roland Garros sí estuvo más activo. Vivió en Francia y era conocido allí, por lo que ese torneo era importantísimo para él. Lo entendía de manera distinta a cualquier entrenador”, contó.

Suplementos digitales