19 de octubre de 2018 12:39

No más 70-68: Wimbledon rompe la tradición con un cambio histórico

Una vista ampliada de 'La Catedral' de Wimbledon, durante la final de tenis disputado entre Serena Williams y Angelique Kerber. Foto: AFP

Una vista ampliada de 'La Catedral' de Wimbledon, durante la final de tenis disputado entre Serena Williams y Angelique Kerber. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Wimbledon es el torneo más apegado a las tradiciones, pero el All England Club ya no es ajeno a la época de cambios que está experimentando el tenis. Este viernes 19 de octubre de 2018, el certamen londinense anunció la incorporación a partir del año que viene de un ‘tie break’ en el quinto set cuando los jugadores estén empatados 12-12.

Es una novedad trascendente para un torneo en el que cada posible modificación a la norma es evaluada minuciosamente. Aunque, en este caso, Wimbledon ha sido bastante pionero: es apenas el segundo Grand Slam, después del US Open, que utiliza un ‘tie break’ como criterio de desempate en el quinto set.

En el torneo neoyorquino, sin embargo, el juego de desempate llega con 6-6. Los otros dos grandes, Australia y Roland Garros, mantienen el formato antiguo, según el cual un tenista tiene que lograr una ventaja de dos juegos para apuntarse el quinto set.

En los cuatro Grand Slams hay ‘tie break’ en los cuatro primeros sets. El ‘tie-break’ en el 12-12 del quinto set será toda una rareza, aunque era una medida cada vez más exigida por los jugadores y la televisión para evitar los partidos interminables. Hace ocho años, Wimbledon fue el escenario del partido más largo de la historia del tenis, en el que el estadounidense John Isner se impuso al francés Nicolas Mahut con parciales de 6-4, 3-6, 6-7 (7-9), 7-6 (7-3) y 70-68.

El encuentro duró 11 horas y cinco minutos y se jugó en tres días distintos. Este año se volvió a cuestionar el formato cuando el sudafricano Kevin Anderson batió a Isner en semifinales con un 26-24 en el quinto set.

Ese parcial duró tres horas. Con los cambios introducidos, será imposible que se repita un partido como el de Isner y Mahut, que quedará ya por siempre como el encuentro más largo de la historia de Wimbledon. Tampoco se podrán dar resultados como el Anderson-Isner o el de la final de 2009, cuando el suizo Roger Federer venció al estadounidense Andy Roddick por 16-14 en el quinto set.

Tras conocerse la noticia, Isner celebró la decisión con un divertido gif en su Twitter en el que muestra a un luchador levantándose del sarcófago.


Anderson destacó la medida con un emoticón con una sonrisa en las redes sociales. El ex tenista alemán Boris Becker también aplaudió el cambio.

“Excelente decisión. Anderson/Isner/Djokovic/Nadal/Williams/Kerber y todos los fans del mundo aplaudirán este cambio”, dijo el tres veces campeón de Wimbledon tras mencionar los nombres de algunos de los jugadores que se vieron involucrados en partidos eternos.

El jefe del All England, Philip Brook, indicó que la decisión se tomó después de analizar dos décadas de partidos y teniendo en cuenta factores como la planificación de los horarios. “Creemos que ha llegado el momento de introducir el tie break para los partidos que no se hayan resuelto después de un tiempo razonable en el tercer set”, indicó Brook en un comunicado. “Un ‘tie break’ en el 12-12 llevará a un equilibrio entre dar a los jugadores la oportunidad de ganar con una ventaja de dos juegos y la certeza de que el partido terminará en un tiempo aceptable”.

El torneo de Wimbledon ya introdujo un cambio revolucionario en 2009 al colocar un techo retráctil en su pista central. Este año, sin embargo, mostró su lado más orgulloso al negarse a cambiar el horario de la final ganada por el serbio Novak Djokovic, que coincidió en el último tramo con la definición del Mundial de fútbol de Rusia. Hoy, el AllEngland volvió a exhibir su rostro más pragmático.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)