18 de octubre de 2018 00:00

Sebastián Carrasco irá al Kilimanjaro en su silla con llantas de bici montañera

Sebastián Carrasco en la última edición de la Quito Últimas Noticias 15K. Imagen tomada de la cuenta de Facebook de Gisela Toledo

Sebastián Carrasco en la última edición de la Quito Últimas Noticias 15K. Imagen tomada de la cuenta de Facebook de Gisela Toledo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Redacción Deportes (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La montaña le enseñó a no rendirse. Hace cuatro años un accidente le produjo una paraplejia, pero no truncó sus ganas de soñar.  “Extraño estar en la montaña, quiero estar fuera de la locura de la ciudad. Me atrevo a llevar adelante este proyecto porque la montaña me dice que vuelva”, dijo Sebastián Carrasco, un guía de montaña de 38 años, que hace cuatro sufrió un accidente que le dejó parapléjico.

Tras la rehabilitación intentó jugar tenis y básquet en silla de ruedas hasta que conoció las famosas sillas adaptadas para ascender a las montañas.
“Fue en Barcelona, en España, donde realicé parte de mi rehabilitación. Luego miré los prototipos y leí las historias de las personas que intentaron coronar el Kilimanjaro”.

Pidió toda la información posible y hasta probó una bicicleta de cuatro llantas, a la que se le adaptaron ruedas de bicicleta de montaña.

Regresó a casa y con sus amigos Carlos Tacuri y Paúl Vásquez construyó un prototipo de acero y colocó las cuatro llantas de bicicleta todoterreno. Al contrario del modelo Hand Five, en la que el ciclista va casi acostado en posición boca arriba, en su silla montañera la posición es boca abajo.
“Nosotros vamos a construir una bicicleta solo con tres ruedas”, detalla Carrasco.

Como guía de montaña coronó, en innumerables ocasiones, el Cotopaxi, Chimborazo, Cayambe, Antisana, los Pichinchas (Guagua y Rucu), los Illinizas (norte y sur), en el país. Guió en Perú y Bolivia, también en el Aconcagua, en Chile y en Alaska y Canadá.

Nunca fue al Kilimanjaro, una elevación de 5 895 metros de altitud sobre el nivel del mar, en Tanzania, en África.

“Hay muchas personas con alguna discapacidad que han subido o han intentado llegar a la cima. Unos lo hicieron pese a no tener piernas, brazos o estar ciegos. Yo lo quiero hacer en mi bicicleta adaptada”.

Su proyecto se llama ‘Una montaña más’ y tiene varias aristas, la principal es llegar al Kilimanjaro en agosto del 2019 “junto a Gisela Toledo, que es mi socia y mi fisiatra; Álex Caamaño que es mi nutricionista; Paúl Guerra, mi guía de montaña y dos camarógrafos, para que documenten este ascenso”.
Quiere fabricar este tipo de bicicletas para que otras personas, que sufren algún tiempo de discapacidad, no se alejen de sus sueños y sigan visitando cumbres y conquistando montañas.

“Si tenemos bicicletas, debemos tener rutas en las montañas. Queremos abrir estos senderos, para ello tenemos el respaldo del Ministerio de Turismo. Este proyecto requiere de una gran inversión, estamos a la espera de respuestas de varias empresas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)