Defensora del Pueblo subrogante, Zaida Rovira, cumpl…
Entrevista a Roberto Custode, consultor en movilidad…
Trump intenta bloquear la entrega de sus impuestos a…
Silvia Vera es la presidenta del movimiento Creo
Nueva revisión arancelaria ‘más profunda’…
Barack Obama suspende la polémica fiesta por su 60 c…
Atleta bielorrusia Tsimanouskaya llega a Varsovia ba…
La parroquia Buenos Aires, en Imbabura, continúa baj…

Neisi Dajomes y la esperanza de una medalla olímpica

Fotografía de archivo de la ecuatoriana Neisi Dajomes posando con la medalla de oro de 76kg del Campeonato Panamericano de Mayores de Levantamiento de Pesas, el 22 de abril de 2020 en Santo Domingo (República Dominicana). Foto: EFE

Con 23 años Neisi Dajomes se ha clasificado a sus segundos Juegos Olímpicos, pero, a diferencia de las de Río 2016, esta vez acude con más “madurez” y “responsabilidad” y entendiendo plenamente el significado de participar en unos Juegos y de representar a su país.

Clasificada en la categoría de 76 kg, la pesista es una de las grandes esperanzas de Ecuador en Tokio y, de concretarse sus aspiraciones, se convertiría en la primera mujer ecuatoriana en alcanzar una medalla olímpica. Si no se le adelanta alguna otra de sus 27 compatriotas.

“Tengo que tomarlos con mucha más responsabilidad y hacer un mejor trabajo”, dijo la deportista en una entrevista con Efe, al asegurar que ya entiende lo que es sentir toda “la adrenalina, la emoción y lo que siente poder llegar ahí”.

A las competencias de levantamiento de pesas, una de las disciplinas más prometedoras del país andino en estos momentos, Ecuador lleva también a la aspirante a medalla Tamara Salazar (87 kg), de la misma edad pero en su primera experiencia olímpica; a la veterana Alexandra Escobar en 59kg; y Angie Palacios (hermana de Dajomes) en 64kg.

Las dos atletas no comparten apellido porque, teniendo 12 años, Dajomes tuvo que viajar a una competición en EEUU y su padre no se encontraba en el país, por lo que pidió el pasaporte con los apellidos de su madre, quedando cada una con los de un progenitor.

Se trata en cualquier caso de un conjunto que acumula incontables medallas en competiciones nacionales, regionales e internacionales de primera línea, incluidos mundiales.

En el caso de Dajomes ha sido campeona mundial en los juveniles de Georgia 2016, Tokio 2017 y Tashkent 2018, y en el Mundial Absoluto de Turkmenistán 2018 obtuvo dos medallas de bronce, y un año después el oro en el Panamericano de Lima y se subió al podio del Campeonato del Mundo en Pattaya (Tailandia) con dos medallas de bronce.

Bañada en oro
Nacida en 1998 en Puyo, en la región amazónica del país, aunque entrena en Quito, Dajomes comenzó en la halterofilia a los 11 años, cuando acudió a un gimnasio próximo a su localidad en el que entrenaba uno de sus hermanos mayores.

Antes de llegar a Tokio, la pesista se ha entrenado en Rusia con su entrenador Alexei Ignatov, con el que lleva desde 2019 y dice estar dispuesta a “entregar todo en cada preparación, cada día cada semana” para “llegar en las mejores condiciones a los Juegos”.

En el Panamericano de República Dominicana, en abril, logró tres medallas de oro levantando 115 kilos en arranque, 135 en envión, con un total de 250 kg, convirtiéndose en la mejor en todas las modalidades en 76 kg.
De cara a los juegos sin embargo, prefiere no obsesionarse con las medallas y habló en términos de logro deportivo si quedara en “los primeros cinco puestos”.

“Si se logran cumplir con las marcas que tenemos planificadas yo creo que con la bendición de dios todo va a salir bien y nos ubicaremos en los primeros cinco primeros puestos”, sostuvo.

Como para tantos deportistas del mundo, llegar a Tokio después de un año de pandemia no ha sido fácil para ella.
“Fue un año bastante drástico. Tuvimos que parar nuestra preparación, nuestros entrenamientos” recién a finales de 2020 “pudimos empezar nuevamente con nuestros entrenamientos prácticamente desde cero”, afirmó la deportista.

Competencias canceladas, entrenamientos en casa para no perder habilidades, o la falta de recursos económicos fueron algunos de los inconvenientes que debió superar Dajomes, que como demostró en República Dominicana no dejó que le bajara el optimismo de alcanzar su objetivo.

La clasificación a Tokio la obtuvo en el Campeonato Sudamericano, Iberoamericano y Open Senior de Colombia en mayo, donde obtuvo nueve medallas de oro batiendo su marca personal en arranque y total olímpico, marcas también sudamericana y panamericana.

“Tuvimos poco tiempo, se podría decir, pero con estas dos competencias que tuvimos seguidas pudimos dar los resultados que queríamos y la marcas, que es lo más importante”, consideró.

Ecuador ya tiene clasificados por los Juegos Olímpicos a 48 deportistas, su cifra más alta en una cita olímpica. Junto a Dajomes, destacan como aspirantes a medalla Glenda Morejón en marcha 20 km, Álex Quiñonez 200 metros planos, y Richard Carapaz en ciclismo de ruta.

Hasta ahora Ecuador solo tiene dos medallas olímpicas en su historia, ambas conseguidas por el mítico marchista Jefferson Pérez en los 20 kilómetros: oro en Atlanta 1996 y plata en Pekín 2008.