Seis municipios destinarán recursos para combatir el crimen
¿Sabía que el arroz con menestra de Ecuador usa lent…
Modelos con discapacidad participarán en pasarela inclusiva
Caso Basílica: ¿Quito conoce los derechos de las per…
Ecuador mantiene un bajo nivel de dominio del idioma inglés
Temporada de ofertas arranca con más horas de compras
Víctor Figueroa, a sus 38 años, es un ejemplo para l…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 27 de …

‘La Tigra’, de vender esferos a campeona mundial de lucha

Lucía Yépez, tras ganar en la final de los 53 kg del Mundial sub 23 de Lucha de Serbia. Foto: United World Wrestling

El título mundial sub 23 que consiguió Lucía Yépez, en Serbia, es histórico. Antes de ella, ningún ecuatoriano había conseguido una medalla en estas instancias internacionales en esta especialidad, por lo que su nombre ya se escribe con letras de oro en los libros de las hazañas deportivas tricolores.

A sus 20 años, la quevedeña sorprendió al mundo. Se impuso a la rusa Ekaterina Verbina, por un contundente 4-0 en la final de los 53 kilos, este 5 de noviembre de 2021.

Todos sus triunfos se los dedica a la Virgen María, es devota. Entre sus pertenencias más preciadas están tres medallitas de la madre de Dios, que se las obsequió su mamá, María Guzmán, y que lleva consigo a cada una de sus competencias.

Su fe es inquebrantable. Agradece a la virgen cuando gana y también en los momentos duros, como en sus derrotas o lesiones. Fue su mamá quien le inculcó esa devoción ante la figura bíblica, a quien se encomienda antes de cada pelea.

Empezó a orarle desde los 10 años, cuando los problemas económicos de su familia le impedían ir a los entrenamientos en la Federación de Lucha de Los Ríos. Su madre le autorizó a vender bolígrafos en la escuela, para financiar sus prácticas.

La falta de recursos la obligaba a competir con mallas y botas prestadas, en sus primeros años. En alguna ocasión, según contó, le tocó asistir descalza a un torneo nacional, en Santo Domingo.

Ahora la apodan ‘Tigra’, por su ferocidad al subir a las colchonetas. En Serbia superando a rivales de Moldavia y Canadá con marcador 10-0. En semifinales se impuso 9-7 a la ucraniana Mariia Vynnyk. En la final volvió a arrasar con un 4-0.

Esa determinación la ayudó a recuperarse de una rotura fibrilar en su pierna izquierda, que le impidió pelear por el bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio. En ese evento, finalizó en octavo puesto y otorgó uno de los diplomas a la delegación ecuatoriana.

Suma varias medallas a nivel Sudamericano y Bolivariano, pero sus mayores triunfos son sus dos medallas Mundiales. En 2017 ganó el bronce en la categoría prejuvenil, en Grecia, y ahora se bañó de oro en el sub 23 de Serbia.

Suplementos digitales