11 de enero de 2020 00:00

Sara Palacios: ‘Una mujer deportista sí puede ser mamá’

El parque La Carolina es uno de los escenarios donde decide caminar para mantener su condición física. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El parque La Carolina es uno de los escenarios donde decide caminar para mantener su condición física. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Martha Córdova
Redactora (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una mujer deportista sí puede ser mamá y continuar con sus proyectos. “Un embarazo no es ningún limitante”, dice Sara Palacios, la nadadora ecuatoriana de 33 años que en el 2018 cruzó el Canal de la Mancha y que ahora vive su cuarto mes de gestación.

Tras la hazaña de convertirse en la primera mujer ecuatoriana en cruzar de Inglaterra a Francia en 13 horas de natación, decidió completar el Proyecto denominado Siete Mares en los que pretende cruzar los canales más importantes del mundo: en el Estrecho de Gibraltar (13 kilómetros), el Canal del Norte (35 km), Estrecho de Cook (26 km), Canal de Molokai (44 km) y el Canal de Tsugaru (19,5 km).

En el 2019 sumó su segunda travesía, el Canal de Catalina en California, Estados Unidos. Braceó 32 kilómetros en 13 horas.

En agosto pasado nadó los 44 km de Manhattan en Nueva York y luego tomó la decisión de embarazarse. “Estaba planificado con mi esposo, Diego, porque mi próxima travesía será en octubre de este año. Teníamos un período de 14 meses entre una travesía y otra para cumplir con este sueño de ambos”.

El bebé nacerá en la primera semana de junio. Descansará por un mes, y luego continuará con los entrenamientos para llegar a octubre en plena forma y lanzarse en el mar de Hawái y nadar 44 km, en 15 horas.

“Las dos travesías anteriores las realicé en verano porque en otra estación, la temperatura del agua es fría. En el caso de Hawái, es mejor hacerlo en otoño o primavera, porque el agua es más caliente. Acá, hay otras variantes a tomar en cuenta como la deshidratación y mayor presencia de fauna marina”.

Tras conocer la noticia de que será mamá por segunda ocasión, descansó por tres meses. En este enero ya comenzó con su preparación física y de gimnasio para fortalecer brazos y espalda. Dejó de lado los ejercicios abdominales pero los reemplaza con la bicicleta estática, por recomendación de su ginecólogo.

Camina por 30 minutos y bajó las horas de entrenamiento en la natación. “Aún no se me nota la barriga. Seguiré entrenando, porque el embarazo no tiene ninguna complicación. Pero claro, si tengo que parar lo haré porque jamás pondré en peligro la salud de mi bebé”.

Aún no sabe si es hombre o mujer, por ello no se ha decidido por ningún nombre. “Quisiera que esté vinculado con el mundo de la natación como Marina. Pero es mejor esperar a conocer el género”.

El 12 de julio de 2018  cruzó el Canal de la Mancha entre Inglaterra y Francia.  Foto: Archivo / EL COMERCIO

El 12 de julio de 2018, Sara Palacios  cruzó el Canal de la Mancha entre Inglaterra y Francia. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Quien está de cerca con su cuidado es su primera hija, Manuela de 9 años, a quien también ha tenido que explicarle que “una mamá sí puede ser deportista, y viceversa. En nuestra sociedad está muy arraigada la idea que el embarazo es una limitante o una enfermedad. Se pueden conjugar las dos actividades, claro que tomando precauciones. Hubo personas que al conocer de mi embarazo pensaron que mi proyecto se truncaría”.

Por ello, con esta actitud de deportista ganadora, quiere dejar huella entre las mujeres, incluidas las deportistas que han postergado la decisión de ser madres.

Sí le ha tomado de nuevo volver al mundo de los pañales. Ya hizo la lista de aquellos enseres, ropa, cremas y biberones que debe proveerse. “Hago las proyecciones y presupuesto, similar como mis tablas de entrenamientos”.

En octubre, cuando vaya a Hawái, viajará con sus dos hijos. Esta vez irá acompañada de su esposo y de sus padres. “Mi mamá irá fijo, para que cuide de mi bebé. Lo que no sé es cómo le vamos a alimentarlo esas 15 horas que durará la travesía. No sé si me tocará sacarme la leche o que tome una de fórmula. No hemos pensado aún cómo lo haremos”, dijo mientras sonreía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)