27 de junio de 2019 00:00

Nadadores con discapacidades se lucen en los Juegos Nacionales del Deporte Adaptado

Byron Quilliquinga sumó la cuarta presea de oro en la piscina olímpica de Cuenca, el 26 de junio del 2019. Foto: Manuel Quizhpe/ EL COMERCIO

Byron Quilliquinga sumó la cuarta presea de oro en la piscina olímpica de Cuenca, el 26 de junio del 2019. Foto: Manuel Quizhpe/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Cuenca  (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Byron Chilliquinga es uno de los nadadores que sobresale en los IV Juegos Nacionales del Deporte Adaptado, que se cumple en la piscina olímpica de Cuenca. Hasta el mediodía de ayer sumaba cuatro medallas de oro y aún le quedaban dos pruebas.

El braceador de 26 años, quien tiene discapacidad intelectual, aportó para Santo Domingo de los Tsáchilas con preseas doradas en 50, 100 y 200 metros libres, y 100 m espalda. De esa manera, ratifica su hegemonía demostrada en las tres ediciones anteriores.

El campeón nacional cuenta con el apoyo económico de su madre Doris Tamayo, de 59 años y jubilada. Ella cubre los pasajes y otros gastos que se requieren para las prácticas. Su meta es volver a representar al país a escala internacional como ya lo hizo hace dos años en Berlín, Alemania.

Otro medallista de oro es el pichinchano Kevin Freire, en 100 m libre. Tiene discapacidad visual de nacimiento. Sin embargo, está en séptimo semestre de Derecho en la Universidad Católica de Quito y su objetivo para seguir esa carrera es luchar por los deportistas con discapacidades.

El nadador de 21 años ha viajado a diferentes países e incluso ha representado al Ecuador en los Juegos Parapanamericanos en Toronto, Canadá. Él se lamenta que haya pocos nadadores no videntes en el país. Agradece a su padre, Milton Freire, quien lo acompaña de manera permanente.

Juan José Rubio, seleccionado de Tungurahua, ganó la medalla de oro en 100 m libre. A su criterio, el mes y medio de entrenamiento con el técnico Daniel Hurtado tuvo su recompensa. Tiene discapacidad física del 40 %, producto de una fractura de la cadera sufrida hace 12 años.

Antes de venir a competir a Cuenca se graduó de Psicólogo Educativo y su meta es compaginar la natación con su profesión. También ha seguido dos cursos de lenguaje de señas y un curso de formación gestáltica de psicología. Su aspiración es trabajar con personas con discapacidades.

Los guayasenses Josué Erazo, Luis Siavichay, Manuel Saguay, Fernanda Pardo, Josué Dávila, Jorge San Martín, entre otros, ganaron medallas de oro en las dos primeras jornadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)