14 de octubre de 2018 00:00

Dos modelos de gestión se reflejan en los clubes

La figura de un dirigente resalta en la administración de los equipos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

La figura de un dirigente resalta en la administración de los equipos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3

El futuro administrativo de Liga Deportiva Universitaria inquieta a los socios en estos días, previo a las elecciones del sábado 27 de octubre del 2018.

La última Asamblea de socios resolvió que se analizaran las opciones para manejar al equipo profesional en los próximos años puesto que la Comisión de Fútbol terminará su período de administración en enero del 2019.

La Comisión, cuyas cabezas visibles son Rodrigo y su hijo Esteban Paz, maneja el plantel, las divisiones formativas y la Casa Blanca, desde 1997.

Una de las alternativas es que la Comisión se mantenga con la inclusión de un inversor privado. La opción puso a debatir a socios y expresidentes.

Con el anterior esquema, LDU levantó un patrimonio superior a los USD 90 millones. Desde 1997 ha logrado seis títulos nacionales y cuatro internacionales, pero desde el 2010 no logra un trofeo.

La nueva opción constituiría un nuevo modelo de administración en LDU y en el fútbol ecuatoriano. En los planteles de la Serie A se imponen fórmulas de gestión, donde resalta la figura de un líder que toma decisiones, apoyado por un grupo de confianza.

Esa persona es, habitualmente, el presidente. Él lidera al plantel y a las comisiones más importantes, la de fútbol y la económica.

Con este tipo de organización, los directivos se encargan de equilibrar las finanzas y, en algunos casos, buscar auspicios personalmente y sanear las deudas como ocurre en el Macará, líder del torneo.

La Liga Pro pidió informes a los clubes sobre auditorías y finanzas para evitar endeudamientos. Según su presidente Miguel Ángel Loor, habrá un control que busca regular a los equipos para que se manejen de acuerdo con sus posibilidades económicas, desde el 2019.

Sanear deudas, una arista de los modelos de gestión

Miller Salazar, que preside el Macará, se puso como objetivos renegociar deudas y optimizar recursos con venta de jugadores. Él y su grupo, que incluye a sus familiares en comisiones claves, recibieron al plantel en el 2012 con un déficit de USD 3 millones. El plantel ambateño es líder del torneo.

El Nacional, que preside Tito Manjarrez, también encaja en una administración austera. El directivo asegura que en su período, desde el 2016, se cancelaron USD 4 millones. El ‘Nacho’ no logra equilibrar sus finanzas esta temporada por la escasa presencia de hinchas en sus partidos de local.

En Barcelona también se lidian con las deudas. El club se administra a través de comisiones. Hay un manejo autónomo pero coordinado. Cuenta con tres vicepresidencias para el ámbito deportivo, financiero y de las finanzas.

El Directorio se reúne los lunes y cada comitiva presenta sus informes de labores.

Juan Alfredo Cuentas es el vicepresidente financiero. Su departamento es uno de los más criticados. En la Asamblea de Socios, se cuestionó el manejo del club, que tiene una deuda de USD 40 millones.

“Hemos presentado todos los balances y auditorías, pero el déficit nos condiciona”, explicó el directivo. Los canarios generan más dinero por temporada, con un promedio de USD 20 millones anuales.

En Emelec, la figura de Nassib Neme es determinante. El club está conformado por comitivas especializadas, pero el presidente es el único autorizado para anunciar contrataciones y tomar decisiones financieras. Según el directivo, el ‘Bombillo’ obtiene recursos por propietarios de suites, plaza comercial, cuotas societarias, taquillas y ventas de jugadores. Las comisiones son unidades de negocios, que deben producir ingresos. Neme evita hablar sobre déficits.

En Delfín, su presidente José Delgado, expresa que su gestión también se enfocó en ser un gestionador de recursos para la obtención de auspicios. El club fue vicecampeón 2017.

Ind. del Valle y la fórmula que apunta a la cantera

El presidente de los rayados, Franklin Tello, expresa que en los últimos seis años se transfirieron más de 20 jugadores.

La venta de jugadores es uno de los ingresos para el presupuesto cercano a los USD 5 millones. Eso sí, los auspiciantes constituyen cerca del 50% de ingresos, dice Tello. Él y Michel Deller, quien es el segundo vicepresidente del club, encabezan el Directorio y la Comisión de Fútbol.

“Nuestro modelo es como el de una empresa. Aquí, no se gasta más de lo que se puede generar”, añade Tello.

El club mantiene una residencia con más de 100 jugadores y 20 ocasionales, quienes llegan a probarse. La inversión en formativas bordea USD 1,5 millones de un presupuesto cercano a los USD 5 millones.

Desde este club, salieron al exterior jugadores como Junior Sornoza, capitán del Fluminense de Brasil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)