21 de August de 2011 00:02

Los juveniles esperan su chance

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Nacional y Liga de Quito juegan hoy el partido número 187 en la historia de sus enfrentamientos. El cotejo, desde las 12:00, en el estadio Olímpico Atahualpa, es considerado un clásico por los entrenadores de ambos equipos.

El encuentro, además, es una oportunidad para que los talentos juveniles muestren sus condiciones en el estadio de El Batán. El Nacional, que ‘exportó’ ocho futbolistas entre el 2005 y el 2009, es considerado una cantera de talentos. Hoy, uno de ellos será el juvenil Paúl Minda, quien actuará como titular en el medio campo de los puros criollos.

En Liga de Quito, el juvenil estelar es Marlon Ganchozo. El fluminense, de 20 años, es el carrilero izquierdo que ubica el entrenador Edgardo Bauza.

Los juveniles han debido superar momentos difíciles para consolidarse en sus planteles principales. Ese es el caso, por ejemplo, de Ganchozo, cuyo padre falleció hace cinco años.

Otros prospectos que también esperan la oportunidad para actuar como titulares son Édder Fuertes y Franklin Guerra, de El Nacional. Este último ya ha jugado en cotejos oficiales, mientras que el segundo ha estado en la banca de suplentes. En LDU, aguardan José Francisco Cevallos Jr. y Richard Calderón. El primero ya ha actuado con la ‘U’.

Francisco Cevallos Jr.

La rutina de José Francisco Cevallos Jr. cambió. Hasta hace dos meses, su padre del mismo nombre y actual Ministro del Deporte lo aconsejaba en los entrenamientos de Liga de Quito.
Ambos pertenecían al plantel principal de Liga, pero Cevallos padre se retiró del fútbol profesional para asumir el cargo  público. Por ello, ahora, ‘Cevallitos’ se abre paso en el plantel universitario bajo la tutela de Edgardo Bauza.
El entrenador argentino dice que ‘Cevallitos’ se ha ganado un espacio por sus condiciones antes que por su apellido. Por ello, pese a que tiene 16 años, habitualmente está convocado para los cotejos del equipo de Primera. Esto ocurre desde el 6 de marzo, cuando el joven volante anotó un gol en su debut en el triunfo 3-0 sobre Barcelona, en la Casa Blanca.
‘Cevallitos’  quiere retribuir los consejos de Bauza, quien siempre le pide que entregue con mayor rapidez el balón. El volante cursa el cuarto año de secundaria en el Colegio de Liga.

Marlon Ganchozo

Antes de jugar en Liga de Quito, Marlon Ganchozo vendía helados y corviches en Guayaquil. El juvenil realizaba esos trabajos en el 2005, cuando tenía 14 años, en las calles de la ciudad costera. Él nació en Los Ríos, pero en la niñez emigró junto a sus padres al Puerto Principal.
Su padre, al que nunca vio jugar, actuó en Liga de Portoviejo, e influyó en su carrera. Ganchozo rememora que solía jugar en una cancha de tierra en el barrio Bastión Popular. Ahí era conocido como ‘Ronaldinho’ y, por sus aptitudes, su progenitor lo inscribió en la Academia Alfaro Moreno. Su padre, sin embargo, nunca lo vio jugar en el fútbol profesional porque falleció en el 2006 por un paro cardíaco.
Aun así, el juvenil, hoy de 20 años, no se rindió. En el 2008, fue fichado por Liga. En el 2009 ascendió al equipo profesional bajo la tutela de  Bauza.  El ‘Patón’ lo hizo debutar en el 2009  ante Olmedo. “Mi padre me apoya desde el cielo”.

Richard Calderón

Richard Calderón, de 18 años, se formó   en el Caribe Juniors de Lago Agrio, el equipo donde surgió Luis Antonio Valencia.En ese club aprendió de los consejos de   Perdomo Véliz Jare, Pedro Perlaza y José  Villafuerte.
Calderón actuó en el Caribe Juniors entre el 2005 y el 2007. Sin embargo, él quería jugar un equipo profesional y, por ello, a mediados del 2007 viajó a Quito para probarse en Liga. Los entrenadores albos recuerdan que pasó la prueba y se quedó en el plantel, donde ha actuado en la Sub 16, Sub 18 y el equipo de Reserva. Esta temporada también ha integrado el equipo principal de LDU. Edgardo Bauza lo ha convocado para cinco partidos oficiales y, pese a que solo ha permanecido en la banca , Calderón está emocionado.
Calderón cursa su último año de secundaria en el Colegio Nuevo Ecuador, pero quiere continuar en el plantel albo y, como sus compañeros, conquistar un título internacional.  

Édder Fuertes

El volante ofensivo tuvo la fortuna de clasificarse con la Selección Sub 20 al Mundial de Colombia y ser uno de los destacados del combinado nacional, bajo el mando del entrenador  Sixto Vizuete.
 El estratega lo ubicó como lateral izquierdo “porque maneja muy bien el perfil, marca con efectividad y sabe salir jugando”.
Sin embargo, en El Nacional, el DT Orlando Narváez, en el plantel de reserva, lo suele hacer jugar como volante ofensivo por la izquierda. “Tiene muy buena técnica y por eso lo ubico en esa posición. Sabe administrar  el balón y habilita con precisión”, sostiene el DT que formó a jugadores como Antonio Valencia y Christian Benítez, entre otros.
Fuertes nació el 27 de marzo de 1992 en Valencia, Los Ríos, pero llegó al club criollo cuando tenía 14 años. “Tengo la ilusión de  jugar en Primera, sé que tengo capacidad y puedo aportar en algún momento al club. Aprovecharé la oportunidad cuando se dé”, expresó el jugador, a quien  aún le dan recelo las cámaras y los micrófonos. Habla poco  y prefiere mantenerse al margen.

Franklin Guerra

Luce un corte estilo militar y se caracteriza por ser un jugador disciplinado. Franklin Guerra, joven volante de marca, llegó al cuadro criollo desde el Colegio Militar Eloy Alfaro, en donde se graduó de bachiller en el 2010.
Luis Granda fue quien lo descubrió y lo enroló al conjunto rojo. El ex DT de las divisiones menores de El Nacional vio condiciones en él como para triunfar y por eso lo llevó en   enero de 2008 a Tumbaco para que se probara. ¿Sus cualidades? Es fuerte, sabe chocar y tiene gran poder de recuperación. Por ello, desde cuando se unió al equipo, con 16 años, siempre se desempeñó como volante de marca. Hoy, bajo el mando del DT Mario Saralegui también cumple esta función.
Guerra debutó el año pasado cuando el cuadro militar era dirigido por el estratega nacional Perdomo Véliz Jare. El volante nació el 12 de abril de 1992 en Portoviejo. Ya ha participado en 16 cotejos con la blusa de El Nacional.

Paúl Minda

De los actuales jugadores  Sub 20 con los que cuenta El Nacional, es el más experimentado.  Paúl Minda es  juvenil desde el 2006, cuando la Ecuafútbol implementó la norma obligatoria.
En su mente está fresco el recuerdo de aquel debut en filas criollas, justamente en un partido contra Liga de Quito, rival al que se medirá este mediodía.
El equipo era dirigido entonces por el paraguayo Éver Hugo Almeida y Minda estuvo en la cancha durante 15 minutos.
“Desde entonces he adquirido mayor experiencia, el trato conmigo ha sido diferente de parte de los entrenadores y de mis compañeros”, sostuvo del delantero.
Nacido en Pimampiro, Imbabura, el 20 de enero de 199, Minda se destaca por sus regates y velocidad, aunque aparenta ser un futbolista frágil. Su peso es de 65 kilos.
“Siempre tuvo buen regate con el balón en sus pies”, sostuvo Orlando Narváez, DT de las inferiores del club criollo.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)