Familias dan el último adiós a víctimas de la explos…
Falta de acuerdo ministerial trunca la venta de prue…
La Sociedad Interamericana de Prensa pide erradicar …
Más de 20 000 recetas se prescribieron en el plan de…
Corte Constitucional cumplirá audiencia contra ley t…
Esposa de Gerardo Delgado, periodista asesinado, pie…
Registro Civil extiende horarios para cedulación des…
Incumplimiento de pago del decimocuarto sueldo ¿cómo…

Una tarde de pasión para argentinos y venezolanos en Madrid

Los jugadores de la selección de fútbol de Venezuela durante el entrenamiento que el equipo realiza en el Estadio Wanda Metropolitano en Madrid, en la víspera del partido amistoso que les enfrenta a Argentina. EFE

Los jugadores de la selección de fútbol de Venezuela durante el entrenamiento que el equipo realiza en el Estadio Wanda Metropolitano en Madrid, en la víspera del partido amistoso que les enfrenta a Argentina. EFE

Los jugadores de la selección de fútbol de Venezuela durante el entrenamiento que el equipo realiza en el Estadio Wanda Metropolitano en Madrid, en la víspera del partido amistoso que les enfrenta a Argentina. EFE

El fútbol y su capacidad para congregar a los dispersos, aquellos que viven fuera de su país, propició una tarde de pasión para venezolanos y argentinos residentes en Madrid que acudieron al estadio Wanda Metropolitano a ver sus selecciones, con el atractivo extra del retorno de Lionel Messi con Argentina.

Un amistoso preparatorio para la Copa América 2019, que se disputará del 14 de junio al 7 de julio en Brasil, fue la excusa perfecta para que argentinos y venezolanos residentes en Madrid se hicieran presentes, no de forma masiva, en el estadio del Atlético de Madrid.

Desde tres horas antes al encuentro ya comenzaron a hacerse sentir, poco a poco, aficionados ‘albicelestes’ y de la ‘Vinotinto’, aportando los primeros el
ruido y la música gracias a un buen grupo de jóvenes argentinos que sacaron los bombos y algunas bengalas para gritar los habituales himnos de su selección.

En la zona adyacente a la salida de la estación del metro Estadio Metropolitano, estos argentinos se hicieron fuertes no solo con sus cánticos y su música, sino también con banderas argentinas con diferentes inscripciones de ciudades del país suramericano.

Entre los aficionados albicelestes que contemplaban el jolgorio estaba Gabriel, argentino residente en Madrid, junto a varios familiares.
“Me parece buenísimo que venga aquí la Argentina, van a saber lo que es jugar al fútbol, y sobre todo los venezolanos. Puede ser que marque Messi, me ilusiona mucho verlo. Los jóvenes no me ilusionan mucho”, explicó a EFE
este aficionado.

La amplitud de este estadio Wanda Metropolitano, el hogar que el Atlético de Madrid inauguró hace apenas un año y medio con capacidad para 68 000 espectadores, provocaba que la mayoría de los aficionados eligieran una zona para congregarse, la de la entrada principal a la que se accede desde el metro.

Por allí Gilberto, un joven venezolano residente en la localidad madrileña de Majadahonda, al noroeste de la capital, se mostraba “ilusionado” tanto por
ver a la renovada Vinotinto de Rafael Dudamel como por ver el retorno de Messi, “el mejor jugador del mundo”, en su opinión.

“Esperemos que gane Venezuela, pero que Messi juegue bien hoy”, añadió
Gilberto, al que el rictus le cambiaba al ser preguntado sobre la situación de su patria.

“Es un tema bastante delicado, tenemos ilusión con que esto se acabe y de la mano de (Juan) Guaidó salgamos adelante”, señaló este joven venezolano.

Coincidentes en la ilusión por ver a su selección, Omar y Dani, mostraron su confianza en “la camada” finalista del Mundial Sub 20, que esperan utilice
esta Copa América como “preparación” para el Mundial de Catar 2022, y
también se lamentaban por la situación de su país.

“Es trabajar de día y preocuparse por las noches, porque tenemos familia, tenemos parte de nuestra vida aquí, y esperando la noticia de que el gobierno que está ahora ya no esté, que sería una alegría para todos los venezolanos en el exterior”, reflexionó Dani en conversación con EFE.

Ya dentro del estadio, bastante deslucido por la baja entrada comparada por su gran capacidad, de 68 000 butacas, la salida al calentamiento de Messi encabezando a la selección argentina generó una ovación entre la hinchada albiceleste, ubicada principalmente en el fondo sur del estadio madrileño.

Pero con el anuncio de las alineaciones, se impusieron los venezolanos, coreando a cada uno de los once elegidos por Dudamel para afrontar el encuentro y demostrando que la hinchada ‘Vinotinto’ es fiel se encuentre
donde se encuentre, de la misma forma que se hicieron notar durante la interpretación del himno, antes de que rodara el balón en este Argentina-Venezuela.