Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

El ‘Loco’ René Higuita saltó con los futbolistas de Aucas y Liga de Quito

El exgolero de Aucas saluda con los hinchas ubicados en los graderíos. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El exgolero de Aucas saluda con los hinchas ubicados en los graderíos. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

René Higuita saluda con jugadores de Aucas antes del cotejo contra Liga el 11 de agosto del 2019. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Los equipos estaban formados para salir a la cancha y por la mitad de la fila de ambos equipos salió el exgolero René Higuita. El ‘Loco’ llevó la pelota a los árbitros y la entregó a Daniel Salazar. Luego se formó con los once jugadores de Aucas.

Los hinchas de Aucas y Liga de Quito elogiaron a la exfigura de ‘Papá’ con un sonoro aplauso. Higuita, como si estuviera en el 2004, levantaba sus manos en señal de agradecimiento. Luego fue parte del saludo protocolario con los jugadores de LDU. Con el golero Adrián Gabbarini se dio un cálido abrazo.

El exgolero de Aucas saluda con los hinchas ubicados en los graderíos. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Los jugadores de Aucas mostraron una pancarta con una foto de Higuita. Luego saludó con todo el plantel de ‘Papá’. Higuita se fue de la cancha levantando su mano, sacándose la gorra y saludando al público.
Después Higuita observó el partido junto a los dirigentes del club. El colombiano fue invitado por parte de la directiva como parte de una promoción del partido.

Aucas y Liga de Quito antes del cotejo en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda el 11 de agosto del 2019. Higuita está en medio de los jugadores. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO