80% de niños atendidos en la Universidad Central dur…
Producción petrolera llegará al 90% en ocho días
Precios de los productos en mercados de Quito dismin…
Tribunal del Guayas fijó nueva fecha para analizar l…
Luis Agusto salió de la Cárcel 4 de Quito
Paro nacional dejó de manera preliminar pérdidas eco…
Los efectos del alto riesgo país de Ecuador complica…
Frutas y verduras bajan de precio en Mercado Central…

Once policías heridos en incidentes en ascenso del fútbol argentino

Violentos incidentes en la cuarta división del futbol argentino. Foto: Tomada de La Nación, Argentina / GDA

Violentos incidentes en la cuarta división del futbol argentino. Foto: Tomada de La Nación, Argentina / GDA

Violentos incidentes en la cuarta división del futbol argentino. Foto: Tomada de La Nación, Argentina / GDA

Once policías resultaron heridos por los graves incidentes que se produjeron hoy con la barra brava de Deportivo Laferrere en el partido que empataba 1-1 ante Sportivo Dock Sud por la cuarta división del fútbol argentino y que fue suspendido a veinte minutos del final.

Laferrere y Dock Sud igualaban por la tercera fecha del torneo de Primera C pero fue suspendido a los 72 minutos por los serios incidentes entre la barra del club local y la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Dos de los agentes estarían en grave estado, señaló la prensa local. Los hinchas locales quisieron ingresar al campo de juego para agredir a los futbolistas de Dock Sud y los efectivos policiales trataron de impedir la entrada.

La situación se descontroló con disparos y piedras, y los jugadores visitantes se pudieron refugiar en el vestuario. Después de los desmanes quedaron once policías heridos, detalló la agencia estatal de noticias Télam.

Diego Jaime, jugador de Dock Sud, escribió en Twitter en medio de los incidentes: «Estamos atrincherados en el vestuario visitante, estamos todos bien… esperemos pase todo rápido así volvemos a nuestras casas con la familia».

A las canchas en Argentina solo asiste el público local desde hace años debido a las dificultades para controlar la violencia en los estadios.