Centros de vacunación de Guayaquil registraron masiv…
Desde las 07:30 se comenzó a vacunar contra el covid…
El número de visitantes tuvo un repunte en la cascad…
Una mujer es asesinada en pleno malecón manabita de …
La semana que inicia se oficializará la eliminación …
Accidente vial en Las Casas dejó cinco heridos
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara

Liverpool ganó 2-1 al Genk en el Grupo E de la UEFA Champions League

Alex Oxlade-Chamberlain (centro) del Liverpool celebra después de marcar el gol del 2-1 durante el partido del Grupo E de la UEFA Champions League ante el KRC Genk en el estadio Anfield en Liverpool, Gran Bretaña, el martes 5 de noviembre del 2019. EFE

Alex Oxlade-Chamberlain (centro) del Liverpool celebra después de marcar el gol del 2-1 durante el partido del Grupo E de la UEFA Champions League ante el KRC Genk en el estadio Anfield en Liverpool, Gran Bretaña, el martes 5 de noviembre del 2019. EFE

Alex Oxlade-Chamberlain (centro) del Liverpool celebra después de marcar el gol del 2-1 durante el partido del Grupo E de la UEFA Champions League ante el KRC Genk en el estadio Anfield en Liverpool, Gran Bretaña, el martes 5 de noviembre del 2019. EFE

El Liverpool no desaprovechó el tropiezo del Nápoles, que no pudo pasar del empate en casa ante el Salzburgo, para imponerse este martes 5 de noviembre del 2019 por 2-1 a un Genk, que a punto estuvo de hacer pagar la apatía de los de Jürgen Klopp, que durante muchos minutos parecieron estar más pendientes del próximo compromiso de la Premier League ante el Manchester City que del duelo con el conjunto belga.

Algo que nadie hubiese podido imaginar ante el abrumador domino inicial del Liverpool, que antes de cumplirse el primer cuarto de hora de juego, ya dominaba en el marcador (1-0) con un gol del holandés Georginio Wijnaldum.

Un tanto en el que más allá de la consabida capacidad de llegada del internacional holandés, destacó el buen hacer de James Milner, que volvió a demostrar su capacidad para desenvolverse con oficio en en cualquier posición del campo de juego.

Da igual que Klopp le sitúe en el centro del campo o en el lateral izquierdo, tal y como ocurrió ante el Genk, el veterano Milner siempre cumple.

Tal y como volvió a demostrar en la jugada del 1-0, una acción en la que el jugador inglés tras llegar a la línea de fondo puso un centro para que Wijnaldum, eso sí, tras varios rebotes, abriese el marcador a los catorce minutos.

De hecho, el incansable Milner volvió a llevar el peligro a la portería del conjunto belga siete minutos más tarde con un disparo desde el vértice del área que salió excesivamente centrado.

Pero si el empeño de James Milner fue innegable, la ambición del Liverpool, pese a llegar cíclicamente a la portería rival, poco a poco fue agotándose, pensando en el trascendental duelo liguero que le enfrentará el próximo domingo con el Manchester City.

Una cita que tuvo muy en cuenta el preparador del conjunto “red”, que no dudó en dejar de inicio en el banquillo a piezas clave como el lateral Andrew Robertson y, sobre todo, a los delanteros Roberto Firmino y Sadio Mané.

Apatía que no tardó en detectar el Genk, que poco a poco fue despojándose de las precauciones defensivas con la que arrancó el duelo y comenzó a aventurarse en el campo rival.

Un cambio de actitud que encontró su premio a los 41 minutos con el gol del delantero tanzano Mbwana Samatta, que estableció el empate (1-1) al rematar de cabeza completamente solo en el primer palo un saque de esquina.

Tanto que acabó por envalentonar al Genk, que soñó con la posibilidad de lograr, tras quince partidos, su primer triunfo en la Liga de Campeones, tras rozar de nuevo el gol a los 43 minutos en un remate del centrocampista Bryan Heynen que se marchó fuera por muy poco.

Pero si el equipo belga demostró su falta de instinto “asesino” al inicio del segundo período en una acción del japonés Junya Ito, que buscó el centro, cuando tenía todo a su favor para rematar a portería, el Liverpool demostró que sí algo le sobra es gol.

Como dejó claro a los 53 minutos con el gol de Alex Oxlade-Chamberlain, que no desaprovechó la primer oportunidad de la que dispusieron los “reds” en el segundo para volver a poner de nuevo a los Klopp por delante (2-1) en el marcador.

Oxlade-Chamberlain, que ya logró dos de los cuatro goles (1-4) que el Liverpool anotó en la última jornada en el campo del Genk, culminó con un magnífico reverso en el interior del área un pase del egipcio Mohamed Salah.

Un gol que al igual que ocurrió en la primera parte, pese a la entrada en el terreno de juego de Robertson y Mané, llevó de nuevo a caer al Liverpool en la indolencia. Una actitud que a punto estuvo de costar muy cara al vigente campeón de Europa.

Y es que el Genk rozó el definitivo empate a nueve minutos para la conclusión en un remate de Bryan Heynen, que tras internarse libre de marca en el área obligó a lucirse al portero brasileño Alisson Becker, que con su parada evitó que el Liverpool pagase su apatía.

Ficha técnica:

Goles: 1-0 (14’: Georginio Wijnaldum); 1-1 (41’: Mbwana Samatta); 2-1 (53’: Alex Oxlade-Chamberlain)

Árbitro: Ivan Kruzliak (SVK). Mostró tarjeta amarilla a Lucumí y De Norre por el Genk.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la cuarta fecha del grupo E de la UEFA Champions League jugado en el estadio de Anfield de Liverpool (Reino Unido).

Alineación del Liverpool: 

Alineación del  Genk: