ECU 911 reporta explosión de tanque de gas en la Mit…
Perú cremará el cuerpo de Abimael Guzmán y esparcirá…
Asociaciones de medios piden retribución de platafor…
Juez electoral considera que sí se ejecutó la remoci…
Ley otorga derechos a repartidores de comida a domic…
Cartel mexicano reparte kits de alimentos entre damn…
Una bebé fue entregada como ‘garantía’ d…
Dos fiscales y un juez son denunciados por presunta …

Liga de Quito pugna por sostener a su plantilla para la temporada 2019

Arriba, Jhojan Julio (izq.) y Anderson Julio, antes de una práctica de Liga, en ­Pomasqui.

Arriba, Jhojan Julio (izq.) y Anderson Julio, antes de una práctica de Liga, en ­Pomasqui.

Jhojan Julio (izq.) y Anderson Julio, antes de una práctica de Liga, en ­Pomasqui. Foto: Patricio Teràn / EL COMERCIO

Pablo Repetto adquirió un enorme crédito en Liga tras ganar la corona 11, en diciembre. La directiva confía en el buen criterio del entrenador para la toma de decisiones futbolísticas. El año pasado le dieron carta libre para que el DT diseñase un equipo -bajo su proyecto y requerimientos- y los resultados avalaron esa apuesta.

En las últimas reuniones de la Comisión de Fútbol, los dirigentes y el DT empezaron a moldear el equipo de esta temporada y los objetivos institucionales. Las partes llegaron a un consenso: para ser protagonistas en la Libertadores, tal como lo anhelan los directivos e intentar mantener la corona local, se necesitaba adquirir más refuerzos para el equipo.


Pero no solo eso: Repetto hizo un pedido puntual, avalado por una campaña de buenos resultados: que la dirigencia mantenga la base de futbolistas que lograron la corona.

En esa pugna se encuentran por estas horas los directivos comandados por Esteban Paz. Las negociaciones hasta ayer se enfocaban en conseguir la renovación del golero Adrián Gabbarini, comandante del equipo en cancha y voz influyente en el camerino. Pero además de su caso, el equipo esperaba una respuesta de Jefferson Orejuela, mediocentro que tuvo una temporada regular, pero que sobresalió en el remate del torneo, sobre todo en las finales.


Hasta el cierre de esta edición se esperaba la respuesta de Gabbarini, a quien Liga le ofreció tres años de contrato. “Merece un contrato de tres años, quisiéramos más, pero de momento es un buen contrato. Él es un gran líder, una gran persona y un gran profesional”, declaró ayer Paz en Radio Área Deportiva. 


En tanto, a Orejuela -según la versión del directivo Paz- se le propuso un aumento salarial “Su empresario -José Chamorro- me dio su palabra por una cifra ya pactada”.


Por estas horas, la única baja confirmada del equipo es la de Fernando ‘Chiqui’ Guerrero, quien se fue a Emelec. El cuadro azul también sondeó a Orejuela -vía su empresario Chamorro- para contar con él.

Refuerzos en función de las bajas del equipo


En las finales ante Emelec, Liga marcó los tiempos del partido con actuaciones sobresalientes de sus mediocampistas de primera línea: Orejuela y los capitanes Jefferson Intriago y Édison Vega.


‘Palula’ Intriago, en los días previos a la final, llegó a un acuerdo inicial con Tigres de México y solo se quedará seis meses. Ante su ausencia y la demora en la respuesta de Orejuela, el equipo optó por contratar dos futbolistas de buen año en la temporada pasada: José Luis Cazares, del Macará, y Roberto Garcés, excapitán de El Nacional.

Luis Andrés Chicaiza junto con el agente Iván Reyes Benítez. Foto de la cuenta Twitter @agentereyes


Cazares tiene 27 años y Garcés, 25. El primero actuó en 36 partidos del torneo y fue fundamental en la campaña del Macará, que logró clasificarse por segundo año consecutivo a torneos internacionales.

Imagen referencial de José Luis Cazares (der.), con la camiseta de Macará quien marca a Emiliano Bonfigli (centro), del Deportivo Cuenca. Foto: API para EL COMERCIO


Garcés, en tanto, estuvo presente en 37 compromisos con el cuadro rojo y llega a la ‘U’ con su pase libre, tras la imposibilidad de El Nacional de retenerlo por sus problemas económicos.

Imagen referencial de Roberto Garcés (izq.) con la camiseta de El Nacional, durante el partido de la fecha 19 de la segunda etapa del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol ante Técnico Universitario. Foto: API para EL COMERCIO

“Nuestra intención es reforzarnos en los sitios en los que se generen vacíos por la salida de los futbolistas”, razonaba el técnico Repetto. Por ello, se contrató a los dos mediocentros, pero además por este motivo llegó el uruguayo Carlos Rodríguez, para reforzar una zona sensible de los albos: la defensa central.

Adolfo Muñoz se formó en las canteras de El Nacional. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

Liga no podrá contar hasta mediados de año con Hernán Pellerano, quien se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla en la segunda final ante el Club Sport Emelec. En el equipo están conscientes que Andersson Ordóñez y Horacio Salaberry, quienes no jugaron gran parte de la temporada pasada, llegarán sin ritmo futbolístico. Por ello, ‘a priori’, la pugna por la titularidad en la zaga central es cosa de tres: Franklin Guerra, el uruguayo Rodríguez y el joven Kevin Minda.

El defensor Carlos Roríguez de 28 años llega procedente del cuadro uruguayo Peñarol. Foto: Archivo EFE

Andrés Chicaiza llega al equipo con un contrato de cinco años. El cuerpo técnico pretende ubicarlo por detrás del ariete Juan Luis Anangonó. También firmó el exEl Nacional, Adolfo Muñoz. Édison Realpe renovó por un año.

Suplementos digitales