22 de septiembre de 2019 00:00

El fútbol del Oriente tiene su base en la etnia Shuar

La selección de Morona tiene en su nómina a representantes de la etnia Shuar. Foto: cortesía de la Federación Deportiva de Morona Santiago

La selección de Morona tiene en su nómina a representantes de la etnia Shuar. Foto: cortesía de la Federación Deportiva de Morona Santiago

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Cuenca
(D)
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Más del 50% de la selección femenina de fútbol Sub 14 de Morona Santiago pertenece a la etnia Shuar. Este representativo participa en Macas, desde el viernes pasado, en la fase clasificatoria de los XIV Juegos Nacionales de Menores 2019. Sus rivales son Pichincha y Napo.

El combinado oriental se estrenó con Pichincha y hoy, 22 de septiembre del 2019, desde las 11:00, cierra su participación ante Napo. Hay tres grupos a escala nacional y el mejor de cada serie se clasificará a la etapa final; también, el segundo mejor conjunto de las tres llaves. Morona Santiago espera acceder a la final.

Las jugadoras shuar fueron reclutadas en las comunidades de la provincia, tras ser observadas en los torneos locales y en juegos amistosos. Jhomara Unkush es la referente del grupo, quien se destaca por sus condiciones físico-técnicas y por su liderazgo.

A la lista se suman Rosa Cayapa Ikiam, Gilda Namaja, Mafer Ijisam, Alondra Wampustrip, Marilú Mitiamp, Melania Shiki, Jhoselyn Chiriap, Dayana Anank, Kisar Churai, Tatiana Mitiamp, Jenifer Sanchima y Sechanua Ninink.

Según Rodrigo Lalangui, entrenador de la escuela de fútbol del Municipio del cantón Morona, las jugadoras son parte de un proceso que se inició hace tres años. En la actualidad existen 70 alumnas de las divisiones Sub 10, 12, 14 y 16. Se suman futbolistas de categoría sénior.

El estratega reconoce que no es fácil trabajar con las jugadoras de la etnia Shuar debido a la distancia que existe entre sus viviendas y el escenario en donde se entrenan con la plantilla. Son niñas y adolescentes de los cantones Huamboya, Sevilla Don Bosco, Sucúa, entre otros.

A ellas, cuenta Lalangui, las recibe en su casa entre dos o tres días a la semana, de manera alternada; además, les ofrece la alimentación. La idea es evitar que sus padres tengan que gastar hasta USD 5 diarios (ida y vuelta) por concepto de transporte. En otras ocasiones, el propio adiestrador va a traerlas en su vehículo desde sus comunidades.

La iniciativa de abrir una escuela de fútbol femenino en Morona Santiago surgió de una experiencia familiar del técnico. Su hija, Miriam Lalangui, se entrenaba con niños, pero consideró que existía cierta discriminación. Según su padre, “no le pasaban el balón, le halaban el cabello y por esa injusticia armé el proyecto hace tres años”.

Una de las satisfacciones es que su hija, de 12 años, es parte de la selección de fútbol Sub 14 de la provincia oriental. Incluso ella ya juega en la categoría Sub 16 y en categorías abiertas. Es una futbolista polifuncional: volante por izquierda, marcadora y delantera.

En la actualidad, existe gran demanda por ingresar a la escuela femenina de fútbol e incluso Lalangui y el prepa­rador físico Luis Calle, exjugador del Deportivo Cuenca, ya no se abastecen. Por ese motivo, últimamente ha dejado de visitar las comunidades para reclutar nuevas integrantes.

De acuerdo con el DT moronense, las jugadoras shuar llegan físicamente en condiciones satisfactorias, con buena contextura física, pero el 90% carece de fundamentos técnicos. Por aquello, se prioriza lo técnico, a más del trabajo de motricidad y coordinación de movimientos.

Las alumnas se entrenan de lunes a viernes, de 14:30 a 18:00, en el estadio El Arbolito, en Macas. Lalangui se siente satisfecho porque algunas de sus exdirigidas se estrenaron este año en la Superliga Femenina de Fútbol, como integrantes de Técnico Universitario, y fueron titulares en su mayoría.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)