11 de marzo de 2019 16:38

Lewis Hamilton buscará un nuevo título que le acerque a Michael Schumacher

El piloto británico Lewis Hamilton aparece en el foso de Petronas Yamaha SRT en la pista de Losail en Doha el 9 de marzo de 2019. AFP

El piloto británico Lewis Hamilton aparece en el foso de Petronas Yamaha SRT en la pista de Losail en Doha el 9 de marzo de 2019. AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tras lograr en 2018 su quinto título y alcanzar al mítico Juan Manuel Fangio, Lewis Hamilton buscará en la nueva temporada de Fórmula 1, que empieza el fin de semana en Australia, una sexta corona que le deje a apenas una del hombre más laureado de la historia, Michael Schumacher, que logró siete.

Hamilton y Mercedes pondrán en juego sus títulos y tendrán en principio a Sebastian Vettel y Ferrari como los teóricos adversarios principales. Ese previsible pulso por el título será casi lo único que tenga continuidad en la F1, que experimenta importantes cambios en este 2019.

Para empezar, con la aerodinámica de los monoplazas, que se simplifica para facilitar los adelantamientos. Pero sobre todo con las caras nuevas de la parrilla de salida.

Sólo Mercedes y Haas repiten la misma pareja de pilotos. El polaco Robert Kubica (Williams) y el ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso) vuelven a la competición reina del automovilismo, donde habrá cuatro 'rookies' (debutantes); los británicos George Russell (Williams) y Lando Norris (McLaren), el italiano Antonio Govinazzi (Alfa Romeo Racing) y el tailandés Alexander Albon (Toro Rosso).

En 2017 y 2018, Vettel, de 31 años, y Hamilton, de 34, se enfrentaron por el título. En ambos casos el británico fue el ganador del pulso, viendo recompensada su sangre fría y su constancia. Hamilton, con la confianza al máximo tras una temporada de ensueño con la que igualó a Fangio en el palmarés de títulos, asegura sentirse “más fuerte que nunca”.

¿Pero le ocurre lo mismo a Mercedes? Los ensayos de pretemporada han sembrado dudas sobre su rendimiento y han dado la sensación de que Ferrari ha aprovechado el cambio de reglamentación técnica para dar un salto cualitativo, aunque el equipo de Hamilton ya demostró el año pasado que nunca se rinde.


Max Verstappen, ‘outsider’

En Ferrari, el problema parece estar más en si va a ser capaz de liberar a Vettel de la presión. La mejor gestión del equipo también es otro reto, para evitar que se produzcan momentos de caos o contrarios a los propios intereses de la ‘Scuderia’, como cuando pareció darse un tiro en el pie al
anunciar en el marco del Gran Premio de Italia que Kimi Räikkönen no iba a continuar.

El deceso en julio de Sergio Marchionne ha motivado cambios en la cúpula de Ferrari. Se ha dicho adiós a Maurizio Arrivabene, que dirigía la escudería desde 2014 y que fue reemplazado por el director técnico Mattia Binnoto.

Un hombre de terreno por un hombre de despacho. Ferrari tiene también como novedad el fichaje del piloto Charles Leclerc, segundo más joven en llegar a sus filas como titular, con 21 años. El monegasco, que convenció el año pasado en su primera temporada en la F1 con Sauber, parece tener delante de sí un futuro brillante.

Muy fuerte mentalmente tras superar las muertes de su amigo piloto Jules Bianchi y de su padre, parece más que preparado para saber gestionar la presión.

Por parte de Red Bull, la mirada estará dirigida sobre todo a Max Verstappen, otro joven talento de 21 años. El holandés progresó sensiblemente el año pasado en la segunda mitad del curso, con siete podios en nueve carreras, e incluso una victoria.

Otro joven piloto llamado a grandes tardes en los circuitos, el francés Pierre Gasly, de 23 años, fue promocionado a Red Bull como titular, después de 26 Grandes Premios en Toro Rosso.


Sin Fernando Alonso

El francés Esteban Ocon perdió su asiento en Racing Point (la antigua Force India) en beneficio del canadiense Lance Stroll, hijo del nuevo propietario y que será el compañero del mexicano Sergio Pérez. Ocon encontró acomodo en Mercedes como tercer piloto.

McLaren, por su parte, continuará su reconstrucción, ya sin el español Fernando Alonso, pero con una nueva dirección general y técnica. Con esa escudería correrá el único español de esta temporada, Carlos Sainz Jr.

Por su parte, Renault, que volvió a la F1 como constructor en 2016, ha fichado a un piloto de primera línea, el australiano Daniel Ricciardo, y espera reducir la desventaja con los ‘top teams’. Por su parte, Williams llega a
la nueva temporada con gran incertidumbre.

La escudería británica, última en 2018, se perdió las dos primeras jornadas de ensayos de pretemporada por no haber podido terminar su monoplaza a tiempo. También están por ver las capacidades del polaco Robert Kubica, que vuelve a la Fórmula 1 después de un accidente de rally en 2011, que le dejó importantes secuelas en el brazo derecho.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)