5 de octubre de 2018 20:41

El equipo ‘El Bello y la Bestia’ revoluciona el ciclismo en pareja

Alfredo Cobo y Melanie Walravens en un entrenamiento en el parque Metropolitano. Foto: Carlos Rojas / EL COMERCIO

Alfredo Cobo y Melanie Walravens en un entrenamiento en el parque Metropolitano. Fotos: Carlos Rojas / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Carlos Augusto Rojas
Redactor  (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Había una vez un ciclista que se enamoró de una bailarina. Primero intentaron con el baile, pero como él no pudo seguirle los pasos se decidieron por pedalear. Fue así que hace un año, en octubre del 2017, adquirieron una bicicleta tándem de la marca Salsa a la que llamaron con cariño la ‘Verdeamarela’.

Sobre la larga bicicleta de dos plazas Alfredo Cobo y Melanie Walravens han recorrido por chaquiñanes y carreteras, casi siempre con él al mando del manubrio. De esa manera han llegado a las antenas de Baeza, Mindo, Yanacocha, Nono, entre tantos otros lugares. Es más, 'El Bello y la Bestia’, como se autodenominan desde que pedalean a la par, ganaron una carrera de 65 kilómetros en Pedro Vicente Maldonado, en la categoría parejas. Fueron los únicos sobre una tándem.

La experiencia de compartir y pedalear, de salir a pasear por los campos y hasta de entrenarse por las carreteras, los ha sorprendido. “Los dos acabamos súper entrenados y es un vínculo que nos ha unido muchísimo más como pareja. Creo que es el mejor ejemplo del trabajo en equipo, que se puede encontrar en este deporte”, explica Cobo, uno de los pioneros del ciclismo de montaña en el país.

“Ha sido espectacular poder compartir con tu pareja un deporte que nos apasiona. Realmente ha sido increíble conocer desde una bicicleta tantos paisajes, que no se ven cuando se viaja en auto o en moto”, complementa Melanie, quien por cierto es brasileña.

¿Cómo nació lo del 'El Bello y la Bestia'? “Todos los amigos le dicen siempre a él que es una bestia y entonces yo decía que no, que era guapo, y no sé, por ahí jugando con los nombres salió esto. Aquí, el Bello es la verdadera bestia y la Bestia es la verdadera belleza”, explicó entre risas la bailarina, especialista en salsa y ritmos latinos.

Sobre el vehículo de dos ruedas ellos se entrenan hasta cuatro veces por semana. En ocasiones colocan llantas más delgadas para transitar por las carreteras y otras veces utilizan neumáticos más gruesos para recorrer por el campo. Lo hacen siempre sobre la ‘Verdeamarela’ y ahora incluso se plantean un reto fuera del país. Todavía no tienen claro a dónde ir, pero están seguros que lo harán pedaleando juntos.

Alfredo Cobo y Melanie Walravens en un entrenamiento en el parque Metropolitano. Foto: Carlos Rojas / EL COMERCIO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)