Incendio en Mercado Santa Clara afectó a 27 locales
Maestros se desangran frente a la Corte Constitucional
Ucrania evacúa a 264 militares de la acería de Azovs…
Tarifa máxima del estacionamiento del aeropuerto de …
Fiscalía investiga caso de violación a niño en plant…
El periodismo humano, creativo y de servicio que tra…
Guarderas evalúa que el Pico y placa pase de dos a c…
Dos niños murieron atropellados por un tren cuando i…

Damián Frascarelli, el guardameta que es docente de las redes sociales

El golero uruguayo- ecuatoriano muestras los implementos de entrenamiento en su domicilio. Tomado de Instagram

El golero uruguayo- ecuatoriano muestras los implementos de entrenamiento en su domicilio. Tomado de Instagram

El golero uruguayo- ecuatoriano muestras los implementos de entrenamiento en su domicilio. Tomado de Instagram

El pasado martes cumplió 35 años y durante la jornada se dio tiempo de ‘colgar’ en su Instagram cada uno de los saludos que sus amigos y seguidores le hicieron durante la jornada. Es que Damián Frascarelli tiene un vínculo especial con las redes sociales.

La cuarentena le sirvió al golero de Aucas para estar más en contacto con los aficionados, para interactuar con ellos. En sus cuentas en Instagram, en donde tiene 37 300 seguidores y en el Twitter, en donde lo acompañan otros 15 700 adeptos, el uruguayo-ecuatoriano se muestra espontáneo, interactúa permanentemente y además ha descubierto cierta facilidad para la docencia.‘Frasca’ imparte trucos y conocimiento de su posición de arquero.

Continuamente postea videos de sus entrenamientos realizados en el patio en forma de L que tiene en casa y que cuenta con una alfombra verde , de una textura similar al césped sintético.

El lugar se muestra como un espacio de improvisación e inventiva: el futbolista adaptó, por ejemplo, botellones llenos de agua, colgados en un palo de escoba para que le sirvan como pesas, en el momento de hacer sentadillas. En sus entrenamientos también usa sillas del comedor y otros implementos más propios de un deportista como cintas o mancuernas y balones de todos los tamaños.

“Me gusta enseñar. Eso es algo que he aprendido durante esta cuarentena. Cuando termine mi carrera como deportista estoy seguro que seré entrenador de arqueros”, confiesa el portero, que antes de enfundarse la elástica oriental defendió las camisetas de Guayaquil City y Barcelona, en territorio ecuatoriano.

Él reconoce que la imposibilidad de salir a los campos de entrenamiento le obligó a usar elementos de la casa para entrenarse. “No solo que es mi trabajo entrenarme bien, sino que como arquero me gusta sentir esos raspones de cuando te lanzas a atajar”, comenta, con evidente entusiasmo.

A Frascarelli le gusta estar conectado y no solo comparte los secretos del arco con sus seguidores (cómo pararse, como bloquear el ángulo al rival, cómo mejorar los reflejos), sino que también le gusta aprender. “He usado mucho la plataforma Zoom y, navegando, me encontré con muchas charlas interesantes de la preparación de goleros, de nuevas técnicas de entrenamiento. Ha sido un gran tiempo para aprender”.

Pero no todo en la vida es el fútbol. El confinamiento también ha sido un espacio para compartir con su esposa Vicky y su pequeño hijo Tiziano, que han podido contar más con él, sin las concentraciones y los viajes que vuelven al futbolista un ser nómada.

Pero Frascarelli extraña el fútbol, los partidos y los entrenamientos en cancha. Esta temporada decidió aceptar el reto de Aucas y rápidamente se adueñó del arco como titular . “Aucas es un equipo que tiene una gran estructura de trabajo, un proyecto serio”.

Para el técnico Máximo Villafañe, él y los otros jugadores de experiencia deben asumir la presión e impulsar a los más jóvenes cuando el torneo se reinicie. Ser un docente y referente para que Aucas escape del último lugar de la tabla.