77 personas permanecían retenidas en sótano de igles…
Papa Francisco: El mundo necesita una paz no basada …
Dos mujeres murieron por ataque de tiburón en el mar Rojo
La reactivación comenzó en el centro de Quito
El liderazgo de Leonidas Iza se perfila por dos esce…
‘Couriers’ aceleran su labor para igualarse con retr…
Mujeres guayaquileñas diseñan su futuro con cada puntada
Vacaciones entre pasado y presente, Buenos Aires a p…

19 deportistas van a los Juegos de las Olimpiadas Especiales

El deportista de Pataza, Gilberth Piedra, en uno de sus últimos entrenamientos en la capital. Competirá en la categoría 105 kg en Abu Dabi. Foto: Misael Morales / EL COMERCIO

El deportista de Pataza, Gilberth Piedra, en uno de sus últimos entrenamientos en la capital. Competirá en la categoría 105 kg en Abu Dabi. Foto: Misael Morales / EL COMERCIO

El deportista de Pataza, Gilberth Piedra, en uno de sus últimos entrenamientos en la capital. Competirá en la categoría 105 kg en Abu Dabi. Foto: Misael Morales / EL COMERCIO

Ellos están listos. Son 19 deportistas los que representarán a Ecuador en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales.

Mañana tomarán el avión rumbo a Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos, un país del que solo saben que está muy lejos. Allá se encontrarán con 7 000 deportistas de 170 países, que, como ellos, tienen ansias de cumplir sueños.

“Es la décima ocasión que Ecuador acude a unos Juegos Mundiales. Llevamos a los mejores deportistas que tiene el país. Hicimos una preseleción y reunimos a este grupo, oriundos de 10 provincias”, detalla Héctor Cueva, presidente de Olimpiadas Especiales en Ecuador.

Este movimiento de inclusión está por cumplir 40 años en el país, y tiene direcciones regionales en las 24 provincias, por ello, la diversidad en la conformación de la selección nacional.

Gilberth Piedra
, de 28 años, es oriundo del Puyo. Desde el 2010 su visión es cada vez menor, actualmente tiene un déficit del 81%, pero ello no ha sido impedimento para continuar en el levantamiento de pesas.

Desde los 19 años incursionó en este deporte. Me siento muy emocionado por competir en Abu Dabi, donde se enfrentará a grandes exponentes, pero donde inspirará a otros deportistas a no desistir.

En el país no tiene contrincantes en su categoría, 105 kg, por lo que espera con ansias los certámenes internacionales para enfrentarse con deportistas en sus mismas condiciones. En el 2015, en los Juegos Mundiales realizados en Los Ángeles, alcanzó cuatro preseas doradas.

En entrenamientos suele levantar hasta 220 kg y espera superar esa marca en los Juegos.

Desde que está perdiendo la vista su nivel de recepción y memoria aumentó, por lo que para él es importante ser organizado. Cuando guarda su indumentaria en la maleta recuerda exactamente dónde colocó tal objeto, lo que lo hace independiente de los demás.

También recuerda los caminos que recorre, por lo que en ocasiones no requiere que nadie lo acompañe. Cuando percibe algo nuevo en el ambiente, pide a su entrenador que describa lo que ve para así él imaginarlo y conocerlo.

Su entrenador es Juan Pablo Ayala, quien dice que con Gilberth “no hay momento de aburrimiento. Suele reírse porque en ocasiones me tropiezo y él, pese a su dificultad, no”.

Ecuador, además de levantamiento de pesas, lleva equipo de ciclismo, atletismo y natación. Cristina Aguirre es llamada como la ‘Sirenita’ entre sus compañeros de equipo, ya que le gusta pasar todos los días en el agua.

Ella nació hace 20 años en Cuenca. Se inició en la natación hace ocho años después de mirar en la televisión una película sobre personas que practicaban este deporte. Tanto fue su gusto que empezó a navegar por la web para aprender más sobre ello, se fascinó tanto por los entrenamientos y competencia que observó, que quiso practicarlo también.

Uno de sus más grandes sueños es conocer a Iván y Esteban Enderica y aprender más sobre la natación. Los dos representaron a Ecuador en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Cristian recuerda muy contenta su primera competencia con Olimpiadas Especiales. Esta fue en los Juegos Nacionales realizados en Macas, donde ganó su primera medalla de oro. A nivel internacional destaca su participación en los Juegos Latinoamericanos realizados en Panamá, donde logró una medalla de bronce en 50 metros espalda. “Siempre lloro cuando gano una medalla, porque me emociona lo que hago”, comentó Cristina, quien padece una discapacidad intelectual, que muchas veces pasa inadvertida.

En julio se graduará como bachiller en Servicios Hoteleros. Al retornar de este viaje estará muy ocupada en sus tareas para cumplir con sus obligaciones académicas.

La delegación está concentrada en la Escuela Militar Eloy Alfaro. Mañana viajará al continente asiático, a donde llegará luego de 21 horas de vuelo.